#Héroe: El doctor mexicano que se la rifó en África para contener la epidemia de ébola

#Héroe: El doctor mexicano que se la rifó en África para contener la epidemia de ébola

Un verdadero soldado de la salud, orgullosamente mexicano.

Por: Omar Porcayo

Entre 2013 y 2016 una epidemia de ébola mató a más de 11,000 personas en África. Se trató de uno de los brotes más mortíferos de los últimos años que pudo ser contenido gracias al esfuerzo de un equipo internacional, entre los que se encontraba un mexicano.

El Dr. José Antonio Delgado viajó en 2015 a Guinea como parte del contingente del Centro de Control de Enfermedades Europeo y la Organización Mundial de la Salud, que tenía la misión de frenar la propagación de una enfermedad mortal y altamente contagiosa.

De acuerdo con la OMS el ébola es un virus que puede tener una tasa de mortalidad de hasta el 90 % y se propaga con gran velocidad en comunidades aisladas. Debido a esto, la intervención de epidemiólogos como Delgado, nacido en la Ciudad de México y radicado en Alicante, España, es crucial.

No se puede soslayar que los profesionales de la salud corren gran riesgo de contagio en estas situaciones. En 2014, el número de personal sanitario contagiadao en África alcanzó la cifra récord de 240, con 120 decesos.

El médico egresado de la Universidad La Salle viajó en un inicio por seis semanas con un grupo de otros 10 epidemiólogos, pero dada la magnitud de la emergencia y la trascendencia de su labor, terminó por estar un año en la zona cero de la epidemia.

“Cuando llegué, la epidemia estaba en su pico. Allí pasé a trabajar con la OMS y desarrollé un árbol de toma de decisiones para que los médicos descartaran otras enfermedades cuando les llegaban pacientes de ébola en un estado inicial. Hay síntomas, como las fiebres altas, que pueden confundirse con enfermedades como el paludismo, y yo elaboré un método para precisar el diagnóstico”, contó a El Universal el mexicano que tuvo a su cargo 40 especialistas.

240 trabajadores de la salud se contagiaron de ébola en 2014

Delgado relató al diario mexicano las difíciles condiciones en las que trabaja un doctor en esa zona de África, pues además del estrés al que se está sometido por miedo al contagio, los usos y costumbres de las comunidades hacen más complicada la contención del ébola.

“Cuando alguien muere, ellos acostumbran a lavar el cadáver y a celebrar un funeral masivo. Eso era un desastre médico, porque la carga viral en el momento de la muerte es máxima, así que la enfermedad se propagaba mucho. Por eso tuvimos que intervenir. No permitíamos tocar el cadáver y se aseguraba el entierro”.

En enero de 2016 la epidemia se declaró controlada por parte de la OMS, pero el mexicano sabe que no se puede cantar victoria pues las condiciones en África siguen siendo precarias. Aunque la experiencia fue agotadora, para él se trata de una cuestión “personal”. Así lo expresó antes de su despliegue en Guinea:

“Como me dicta mi vocación por esta especialidad quiero ser partícipe activo del control de la enfermedad. Y el hecho de hacerlo en uno de los países afectados supone sin duda una oportunidad de ir más allá y ayudar a la gente que lo necesita”.

ADEMÁS: #Conmovedor: Policías de LA detienen a un pequeño paletero mexicano solo para darle un pavo




No te lo pierdas