#ElFenómeno Alexandria Ocasio-Cortez

#ElFenómeno Alexandria Ocasio-Cortez

“Se supone que las chicas como yo no se postulan para un cargo público”

Alexandria Ocasio-Cortez nació en 1989 en Nueva York y se crió  en el seno de una familia trabajadora. Su madre nació en Puerto Rico, y su padre, arquitecto nacido en el barrio del Bronx, también es de ascendencia puertorriqueña. Alexandria viajaba todos los días por 40 minutos para estudiar en una escuela de Yorktown.

Esos cuarenta minutos de trayecto fueron claves en su vida. Desde entonces, estaba claro para ella que el código postal en el que nace un niño determina gran parte de su destino. Estudio en la Universidad de Boston las carreras de Economía y Relaciones Internacionales. En esa época trabajó para el senador Ted Kennedy.

Tras acabar la universidad, Ocasio-Cortez se mudó de nuevo al Bronx. Allí trabajó en un bar de Manhattan y en una taquería de camarera. Su padre falleció en 2008 a causa del cáncer de pulmón. Tras su muerte, la congresista y su madre lucharon para impedir la ejecución de la hipoteca de su casa. Para ello trabajó turnos de 18 horas, mientras su madre trabajaba limpiando casas y conduciendo autobuses escolares.

 

“Descartaba esa posibilidad (de postularse) porque sentía que ya se me había descartado. Sentía que la única manera de presentarme a un cargo público era teniendo acceso a la riqueza, a la influencia social, y yo no tenía nada de eso”

 

Posteriormente, con ayuda de la incubadora de empresas Shunshine Bronx, estableció una empresa editorial. Brook Avenue Press se especializó en literatura infantil representando al Bronx de forma positiva. También fue educadora en la ONG National Hispanic Institute.

En 2016 entró de lleno en política al participar en la campaña neoyorquina de Bernie Sanders durante las primarias demócratas. Posteriormente, tras la derrota de Sanders ante Clinton, se unió a los activistas de Standing Rock. Con ellos protestó en contra del oleoducto de gas natural que atravesará comunidades pertenecientes a nativos americanos.

La victoria de Trump fue la chispa que le faltaba para presentarse a un cargo de la Administración. En mayo de 2017 se presentó como candidata a las primarias de Nueva York. Con la premisa de realizar una campaña con la gente, Ocasio-Cortez replicó el modelo de Bernie Sanders. La entonces candidata rechazó las grandes donaciones y prefirió el apoyo de pequeños donantes. Casi el 70% de los fondos de su campaña fueron contribuciones individuales de menos de 200 dólares. Contra todos los pronósticos, el distrito votó por el cambio, votó por ella.

 

 

La congresista demócrata aboga por el Medicare para todos, colegios públicos con matrículas gratuitas, la abolición de la agencia de Inmigración y Control de Aduanas, y también es defensora de medidas de control de armas.

Asimismo, también quiere que paguen más impuestos los que más tienen. La propuesta de la política llegaría a alcanzar impuestos sobre la renta de un 70%. Esta medida afectaría a las personas que ingresen más de 10 millones de dólares al año. Defiende que los estadounidenses más ricos paguen una parte justa de impuestos para ayudar a financiar el Green New Deal, o lo que es lo mismo, la forma en la que EEUU combate el cambio climático.

El Nuevo Acuerdo Verde del que habla Ocasio-Cortez y que ya cuenta con el apoyo de más de 30 congresistas se basa en la regulación del sistema financiero internacional, los sistemas impositivos, la responsabilidad de las compañías transnacionales o en el papel del Estado en la creación de incentivos y empleo a través del gasto público.

 

“Cada vez cuestan más los alquileres, los seguros sanitarios cubren menos y nuestros salarios están congelados… es el momento de luchar por una Nueva York en donde las familias de clase trabajadora puedan permitirse todo esto”.

 

La congresista de 29 años ha protagonizado gran parte de la actualidad política en el Capitolio. Ante la pregunta, en un tramo del programa ’60 Minutes’: “¿Cree que el presidente Donald Trump es un racista?” ella dijo sin reparos: “Sí, sí. No hay duda”.

Este lunes, a las puertas de la Casa Blanca, un reportero le preguntó al presidente sobre el hecho de que Ocasio-Cortez le hubiera tildado de racista. Trump respondió: “¿A quién le importa”. Trump no dijo nada más y pasó a la siguiente pregunta.

No hay duda, Alexandria Ocasio-Cortez es la política del momento en EEUU. Eso no le gusta a Donald Trump y a muchos grupos conservadores. Pero mientras Trump la trata de contrarrestar ignorándola, la prensa conservadora parece estar obsesionada con ella. Mientras tanto, Alexandria sigue ganando simpatías no sólo en New York sino a lo largo del territorio americano.




No te lo pierdas