Vino mexiano

#VinoMexicano: Un elixir de la uva que llegó de Europa y creció en México

En estas fiestas brindarás con vino, probablemente mexicano, ¿pero cómo llegó este "caldo" a México? Aquí la breve historia.

Por: Oso Oseguera

La primera copa de vino en México

Se considera que Juan de Grijalva fue el primer europeo que alzó la copa y bebió acompañado de varios señores mexicas.

¿Cuándo se bebió?

Grijalva zarpó de Santiago de Cuba y recorrió la costa de la isla de Cozumel y una parte del litoral de la península yucateca hasta llegar a “las playas de la actual San Juan de Ulúa.  Antes, en el río Banderas, recibió a los emisarios de Moctezuma Xocoyotzin, noveno señor mexica. Algunos libros datan ese encuentro el 24 de junio de 1517, cuando se bebió vino por primera vez en México, en una comida ofrecida por Juan de Grijalva a cinco enviados del monarca. Otros historiadores corrigen que esa comida ocurrió en junio de 1518, cuando Grijalva se encontraba en la zona de influencia del tlatoani mexica.

Bebedores de vino en América

En un texto periodístico de 1992, publicado en Revista de Revistas, Jorge Laso de la Vega –citado por Manuel Peredo– menciona que “La Nueva España se convirtió en el principal destino para los vinos y licores de la península ibérica. Tan solo durante el gobierno de Cortés dieciséis barcos hispanos llegaban cada año procedentes de Cádiz cargados hasta las bordas con Jerez de Chiclana y Puerto Real, y licores de Sanlúcar de Barrameda y Sevilla… Se ha establecido con certeza que no menos de cincuenta navíos de alto bordo, cargados con toneles de vinos arribaban cada año a la Villa Rica de la Veracruz, además de las dieciséis embarcaciones de Cádiz”.

Las uvas de México

En América, había uvas silvestres, diferentes de la Vitis vinífera europea, la especie apropiada para producir vinos de grato sabor. En este lado del mundo había especies diferentes del género Vitis, como la Vitis rupestris, Vitis labrusca, Vitis berlandieri, con las cuales se elaboraban vinos en los primeros tiempos del periodo colonial, ásperos y muy poco gratos al paladar.

El primer promotor del vino

Hernán Cortés fue un promotor del cultivo de la Vitis vinífera en México, el primer sitio del continente americano donde comenzó a ser cultivada regularmente la vid.

En marzo de 1524, Cortés firmó las Ordenanzas de buen gobierno para que los vecinos y moradores de la Nueva España sembraran y cultivaran la vid. El emperador Carlos I de España y V de Alemania ordenó en 1531 que todos los navíos con destino a las Indias llevasen “plantas de viñas y olivos”.

La bodega más antigua del continente

Fray Pedro de Escobedo fundó en 1568 la Misión de Santa María de las Parras, pero los moradores locales lo atacaron y abandonó la misión. Lorenzo García llegó a este lugar a finales de 1592 y se estableció en lo que actualmente es la Hacienda de San Lorenzo. Ya que consiguió de parte del rey de España la merced para usufructuar esas tierras (18 de agosto de 1597) fundó las bodegas de San Lorenzo, las más antiguas del continente americano, que hoy llevan el nombre de Casa Madero, en Parras, Coahuila.

Llegan los jesuitas Jerónimo Ramírez, Francisco de Arista y Juan Agustín de Espinosa al Valle de Parras motivados por el descubrimiento de manantiales y vides silvestres. Este descubrimiento los motivó a establecer la Misión de Santa María de las Parras y con las uvas de estas viñas nativas produjeron allí el primer vino del valle de parras, narra Casa Madero en su página web.

Los jesuitas y el vino

Los misioneros jesuitas llevaron el cultivo de la vid a tierras bajacalifornianas a finales del siglo XVII. Fray Juan de Ugarte trasladó parras de Vitis vinifera a la Misión de San Javier en los primeros años del siglo XVIII y desde allí los religiosos de esa orden difundieron esta actividad agrícola a regiones más septentrionales, donde fundaron ocho misiones, se cuenta en el artículo “La ruta del vino de Baja California“.

En el año 1767 los jesuitas fueron expulsados de los territorios hispanos en América. Dos años después, fray Junípero Serra salió de la Misión de Loreto, capital de las Californias, rumbo a la Alta California. Y el 1° de julio de ese año fundó la Misión de San Diego de Alcalá, que luego se convirtió en San Diego. Este misionero es considerado el fundador de la vitivinicultura estadounidense.




No te lo pierdas