#PimpMyElote: El elotero víctima de agresión racista recibe un carrito nuevo y mejorado

#PimpMyElote: El elotero víctima de agresión racista recibe un carrito nuevo y mejorado

Netlog

Publicado el 12, septiembre 2017

Órale, ahora es a prueba de racistas locos... sí, señor, estamos unidos.

Por: Omar Porcayo

Hace unas semanas, Benjamín Ramírez fue víctima de la tensión racial que aqueja a los hispanos, pero también gozó de la solidaridad que está uniendo con fuerza a la comunidad.

El famoso elotero de California cuyo carrito fue destruido por el energúmeno Carlos A. Hakas, recibió una buena suma de dinero que se recolectó por medio de GoFundMe, después que se hizo viral el video de la agresión.

Además de la solidaridad en efectivo, el club de bicicletas establecido en Los Ángeles llamado Los Ryderz, se puso en acción para diseñar un carrito nuevo y mejorado que se adapte a las necesidades del mexicano.

Jay Pee, miembro de la organización, y el soldador Art Ramírez, unieron toda su experiencia diseñando vehículos para vendedores callejeros y el resultado es sorprendente.

Según LAist, a Pee y Art se unieron otros artistas que con donaciones lograron mejorar la herramienta de trabajo de Ramírez.

El caso de Ramírez dejó ver el nivel de indefensión en el que se encuentran muchos vendedores ambulantes en California a pesar de que alcaldías como Los Ángeles han emitido legislaciones para regularlos.

Tan solo este fin de semana en el campus de la Universidad de Berkley, un vendedor de hot dogs de nombre Juan, fue citado por un policía que al filo de la ley, le sacó de su cartera el dinero que había ganado en una larga jornada de trabajo, supuestamente como evidencia de la infracción.

Afortunadamente, en ese caso la comunidad también se movilizó con celeridad para ayudar al vendedor ambulante tras la denuncia y juntó casi 50,000 dólares en donativos.

Nunca mejor aplicada aquella frase de: “unidos jamás seremos vencidos”.

ADEMÁS:

#TómalaPapá: California se deja ir con todo contra Trump por fin de DACA




No te lo pierdas