Foto tomada de YouTube

#PromesaDeMéxico: Fernando Mier-Hicks tiene un futuro fuera de este planeta

Este joven ingeniero trabaja en diminutos satélites que caben en su mano y que harán la siguiente revolución de las telecomunicaciones. Cohetes y robots designaron su vocación.

Por: Oso Oseguera

Fernando Mier-Hicks tiene 27 años, es de Aguascalientes, México, es candidato a doctor en ingeniería y estudia en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

Curioso e inquieto, Fernando desarmó juguetes en su infancia, hizo cohetes caseros con azúcar en la adolescencia, pero esta experiencia le dejó una recuerdo inolvidable y un cambio de rumbo: quemaduras de tercer grado y descartó estudiar Ingeniería Química. En su natal Aguascalientes ingresó a la Prepa Tec y aprendió robótica y programación. Luego se inscribió en Ingeniería Mecatrónica en el alma máter de su prepa y se mudó a Monterrey. A partir de ahí no volvió a estudiar en México, y ahora tiene un rutilante futuro.

Fernando diseñó una máquina que reproduce tres condiciones que no existen en el planeta Tierra: vacío (ausencia de aire), ambiente de cero fricciones y plasma espacial.

Autodidacta, entusiasta, ferviente creyente del “sí se puede” y del tesón, Fernando es una generosa persona que comparte sus conocimientos y vuelve a México a la menor oportunidad para dar charlas.

Screen Shot 2016-12-07 at 06.46.43
Un satéltie miniatura (CubeSat) dentro del aparato de pruebas en una cámara de vacío.

En su página web pueden leerse las universidades de renombre por las que ha llenado su cabeza de conocimiento: Tec de Monterrey (Ingeniería en Mecatrónica), Carnegie Mellon University, Willow Garage, donde aprendió diseño asistido por computadora (CAD).

Screen Shot 2016-12-07 at 06.47.01
Circuitos electrónicos con el sistema de propulsión de los satélites.

En 2012 fue admitido “tempranamente” en el programa de aeronáutica y astronáutica del MIT. Mientras estuvo en Boston trabajó con el profesor Paulo Lozano en el Laboratorio de Propulsión Espacial. Hoy es candidato a doctor en este laboratorio y su investigación es entorno a la propulsión en el espacio.

Screen Shot 2016-12-07 at 06.47.41
En Carnegie Mellon, Fernando trabajó en el equipo del departamento de Robots planetarios.

Durante sus estudios de maestría y doctorado se enfocó en el diseño, construcción y desarrollo de satélites diminutos (del tamaño apenas de un libro de 200 páginas). Estos dispositivos tendrán el poder de comunicar al planeta entero y revolucionar la industria de las telecomunicaciones.

Screen Shot 2016-12-07 at 06.47.54

El Laboratorio de Propulsión Espacial alberga experimentos para la investigación y educación de candidatos del MIT, ofrece la infraestructura para apoyar las investigaciones en el campo de la propulsión espacial del Departamento de Aeronáutica y Astronáutica de EE. UU.

Screen Shot 2016-12-07 at 06.23.16
Plataforma suspendida en una base que debe mantener el balance por sí misma y contrarrestar las fuerzas externas.

Entre sus logros, Fernando y el equipo con el que trabaja ha logrado una reducción de hasta 30 % de los satélites en su tamaño. Y como le dijo a la revista Technology Review en español, publicación del MIT: “En 2015 se lanzaron dos [satélites] CubeSat (de estos pequeños) que incorporaron tecnología de vanguardia y este año se lanzaron otros dos con las mejoras introducidas”.

Screen Shot 2016-12-07 at 06.58.32
Imagen de la página web de Accion Systems, la empresa que fundó y que por el momento está en pausa.

El futuro de este joven ingeniero es centelleante como una estrella, es grande como el planeta y se concentra en circuitos y diodos que caben en su mano. Ya montó una empresa, Accion Systems, pero se apartó de ella para concentrarse en sus quehaceres académicos. Y ya volverá a este esfuerzo para echarlo a volar.

Fotos tomadas del sitio web fernandomierhicks.com.




No te lo pierdas