Ajolote bajo el agua

#MágicoAxolotl: México lucha sin descanso para rescatar al increíble ajolote

El axolotl, orgullosamente mexicano, es una de las especies animales más fascinantes de todo el mundo.

“Y entonces descubrí sus ojos, su cara, dos orificios como cabezas de alfiler,
enteramente de un oro transparente carentes de toda vida pero mirando”.

— Fragmento del cuento “Axolotl”, de Julio Cortázar.

El axolotl, una de las especies más fascinantes para la comunidad científica, endémica de la región lacustre del Valle de México, se encuentra en peligro de extinción, pero ¿qué es lo que lo hace tan interesante?

Además de su belleza sin igual, gracias a sus tres pares de branquias que surgen en forma de rama de la base de su cabeza, sus enigmáticos ojos y sus brillantes colores (puede ser negro, marrón moteado, albino o blanco), el axolotl ha sido estudiado alrededor del mundo por sus increíbles habilidades biológicas, pues es capaz de regenerar sus extremidades y órganos internos incluyendo el corazón ¡y el cerebro!

Respira por medio de branquias, pero también a través de su boca, piel y pulmones… y lo más increíble de todo, el axolotl es admirado por conservar sus característica larvarias —de bebé— hasta el día de su muerte, es decir, nunca envejece.

View this post on Instagram

Toothless ❤ #axolotl

A post shared by friendly-faced Salamanders ♡ (@lotllover) on

Según las antiguas leyendas aztecas, Xólotl, era hermano de Quetzalcóatl y cuando le tocó sacrificarse junto con otros dioses para el nacimiento del Quinto Sol, hizo de todo para librarse del sacrificio, desde convertirse en una planta de dos cañas hasta tomar forma de penca en un magueyal.

Cuando al fin lograron encontrarlo, el escurridizo dios se lanzó a los canales del lago Xochimilco, convirtiéndose en un axolotl, donde finalmente fue atrapado, dando origen a este bello anfibio.

Actualmente, la situación del axolotl es bastante crítica, ya que únicamente habita en la zona lacustre de Xochimilco en la CDMX, que se ha visto dramáticamente afectada por la contaminación, y además, porque es capturado para ser vendido como mascota y para usos medicinales, pues se le considera símbolo de inmortalidad.

El Centro de investigación biológicas y acuícolas de Cuemanco (CIBAC) tiene como uno de sus principales objetivos evitar que el Axolotl esté en peligro de extinción. Existen también criaderos dedicados a reproducirlos en cautiverio para después integrarlos a su hábitat natural o entregarlos en adopción a quienes demuestren tener la capacidad de darles un cuidado adecuado, ya que estos maravillosos animalitos llegan a vivir hasta 15 años.

Ya sea por su tradición histórica, su importancia científica o simplemente por su belleza y características únicas, la conservación del axolotl es primordial para la riqueza biológica no solo de México sino del mundo.

¡Que viva el axolotl!




No te lo pierdas