Germán Madrazo - Esquiador mexicano

#SangreDeCampeón: No tenía dinero, pero sacrificó todo para ir a los Juegos Olímpicos de Invierno y representar a México

Germán Madrazo sacó dinero de su propio bolsillo para conseguir un lugar en la delegación mexicana que viajó a Pyongyang 2018.

La delegación que representará a México en los Juegos Olímpicos de Invierno, en Pyongyang 2018, está compuesta por cuatro atletas, cada uno de ellos con una historia especial que muestra que no importa en dónde creciste, cómo te llamas ni el idioma que hables, nunca podrás dejar de ser mexicano.

Y esta es la historia de Germán Madrazo, el mexicano que participará en la prueba de esquí de fondo, que calificó apenas unas semanas antes de que partiera el equipo.

Germán es originario de Querétaro, México, y tuvo que hacer muchos sacrificios para poder conseguir su lugar en la delegación mexicana. El primero de ellos fue vender algunas de sus posesiones más valiosas para poder pagar sus boletos para ir a las competencias clasificatorias.

“Llevo 10 años en triatlones y vendí las bicicletas. Diez años armándolas tornillo por tornillo y luego de 10 años tuve que venderlas para pagar un boleto de avión y pagar dos semanas de hospedaje para calificar. [Hasta] tuve que pedirle dinero prestado a mis amigos”, dijo el atleta a ESPN.

Pero una vez que llegó a los concursos se dio cuenta de que también tenía muchas limitaciones que lo ponían por debajo de otros competidores. La primera de ellas era obvia, en México no hay nieve y él no podía entrenar muchas horas todos los días.

Además, su equipo para practicar era más sencillo y no tenía tanta gente que le ayudara como a otros deportistas.

“Los atletas que van a ganar los Juegos tienen 50 pares de esquís cada uno, un ayudante que se los encera todos los días, alguien que se los prueba, y entrenadores. Yo califiqué con un par de esquís y una plancha para encerarlos”, reveló a Medio Tiempo.

Pero nada de eso fue impedimento para él, y a tan solo un año de haber comenzado a practicar el ski, logró su clasificación a los Juegos Olímpicos.

Así mismo, al conocer todas las peripecias que el deportista de 43 años hizo para conseguir su lugar, el Comité Olímpico Mexicano decidió darle el honor de ser el abanderado de la delegación mexicana.

“Es el orgullo más grande de mi vida portarla, cuando la recibí el cuerpo se me hizo chinito y pensé, por favor que no me vaya a desmayar”, dijo Germán a Marca.

Ahora, el esquiador aseguró que está dispuesto a “dar todo” para tratar de traer una medalla a su país, y añadió, “la expectativa es morir en la raya por mi bandera y mi país”.

ADEMÁS:

#CorazónAzteca: Creció en Canadá, pero eligió representar a México en los Juegos Olímpicos de Invierno




No te lo pierdas