En esta imagen de archivo, tomada el 19 de marzo de 2013, el general de la Infantería de Marina estadounidense John F. Kelly, durante una comparecencia ante el Comité de Servicios Armados del Senado, en el Capitolio, Washington. Kelly dijo a la AP en junio de 2015 que el tráfico aéreo de cocaína en Perú no es una prioridad porque solo el 10% de la cocaína incautada en Estados Unidos procede del país, según la DEA.

#Aprobado: El General retirado John Kelly ya fue confirmado como encargado de seguridad

El General retirado John Kelly fue ratificado por el Senado y no es mal visto por algunos demócratas.

El General John Kelly, el marino retirado y nominado para encabezar el malhadado Departamento de Homeland Security, fue una de las pocas nominaciones que el nuevo congreso pasó fácilmente el fin de semana pasado. Y es que es bien visto también por algunos demócratas.

Kelly es muy respetado entre los demócratas. Cuando fue el líder del Comando del Norte de las Naciones Unidas (coordinó las operaciones de las fuerzas armadas en América del Norte) y del Comando del Sur (de Centro y Sur América), el General mostró tacto y disposición para trabajar con gobiernos extranjeros con un genuino interés por resolver situaciones a problemas complejos. Una característica que los demócratas quisieran ver en la nueva administración.

Kelly sostuvo en un comunicado que los ciudadanos votaron en las elecciones de noviembre a favor de “detener el terrorismo, recuperar la soberanía en nuestras fronteras y acabar con lo políticamente correcto que durante demasiado tiempo ha dictado nuestro enfoque de seguridad nacional. Afrontaré esas cuestiones con seriedad y con un profundo respeto de nuestras leyes y la Constitución”, dijo el General.

Kelly, sostuvo Trump en un comunicado, es la persona indicada para encabezar la misión urgente de frenar la inmigración ilegal y asegurar nuestras fronteras, entre otras tareas, como mayor coordinación de fuerzas encargadas de la seguridad interna.

El general se retiró después de su último mando al frente del Comando Sur, encargado de América Latina y el Caribe, incluido Guantánamo, tema en el cual no coincidió con Obama y los demócratas en cerrar dicha prisión. “Ahí no hay inocentes”, le dijo a Military Times.

El General retirado tampoco estuvo de acuerdo en la incorporación de mujeres en posiciones de combate de las fuerzas armadas.

 

Kelly echará a andar la política migratoria de Trump, velará por la construcción del muro en la frontera de México y estará a cargo de la deportación de inmigrantes sin documentos -dos promesas en las que Trump no ha dejado de insistir.

Kelly nació en Boston en 1950 y su hijo se enlistó en los Marines y murió en Afganistán en 2010.

Una fuente citada por Military Times y que es cercana a Kelly señala que el General tiene “mejores relaciones en Latinoamérica que en el Departamento de Estado”.

Esa fuente puso de relieve la Alianza para la Prosperidad, que Kelly desempeñó un papel principal de corretaje a finales de 2014 y principios de 2015. Esto resultó en una inversión inicial de mil millones de dólares para Honduras, Guatemala y El Salvador, que ha experimentado más asesinatos per cápita que cualquier otra nación en las últimas dos décadas, según el Banco Mundial. La iniciativa apunta a estimular el desarrollo económico, promover la educación y reducir la actividad criminal y la trata de personas.

Así que el General Kelly sí cree que un ambiente socioeconómico estable ayuda a generar menos violencia y antes de cargar su arma y apuntar, prefiere desembolsar dinero e invertir.




No te lo pierdas