No porque sea presidente normalizaremos la palabra

#Basta: Jamás aceptaremos que el presidente de EE. UU. llame “ilegales” a los inmigrantes

¿Por qué no ha llamado ilegal a su esposa Melaina que trabajó en EE. UU. sin la visa apropiada?

Por: Omar Porcayo

Hay algo que el próximo presidente de los Estados Unidos debe entender: no hay seres humanos ilegales.

La manera en que nos referimos a los inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos importa mucho. Deja ver las ideas y los prejuicios de quien usa términos incorrectos. Por eso no es casualidad que muchos miembros del Partido Republicano, incluido Donald Trump, y algunos medios de comunicación sigan atesorando los términos: “inmigrante ilegal”, “ilegal” o “ilegales”.

El calificativo de ilegal a una persona es por demás inexacto, pues se usa supuestamente para determinar la situación migratoria de una persona, su estatus, no su condición humana que por antonomasia, nunca podría ser ilegal.

Ingresar a los Estados Unidos falsificando papeles o eludiendo los puntos de control fronterizo es una actividad fuera de la ley, igual que manejar en estado de ebriedad o distribuir droga, pero a esos infractores no se les estigmatiza con el calificativo de ilegal.

“Ningún humano es ilegal”, Elie Wiesel.

De hecho, si somos más precisos, entrar a los Estados Unidos sin la documentación correcta es una ofensa civil, no criminal.

Como recuerda Robert Stribley en un artículo para Medium, la ley federal considera no más de 6 meses de prisión y una multa de 250 dólares para algunos casos de inmigración indocumentada, mientras que poseer heroína conlleva una pena de un año de prisión y una multa de $5,000, distribuirla alcanza condenas de hasta 15 años de prisión y una multa de $100,000. Está claro que las leyes tienen otra opinión sobre lo que es un acto ilegal.

El 40 % de los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos llegó con una visa que a la postre expiró y su situación migratoria es irregular, no hay una situación de carácter penal que justifique su criminalización.

Un memo del republicano Frank Luntz de 2005, muestra la manera en que el ala antiinmigrante utiliza a propósito el término “ilegal” para polarizar la discusión sobre temas migratorios y estigmatizar a las personas con una situación migratoria irregular.

Foto: Copia del memo de 2005 de Frank Luntz a los miembros del Partido Republicano, sobre los inmigrantes.

Donald Trump no ha dejado de referirse a los inmigrantes indocumentados como “ilegales” para poder enarbolar el estereotipo de que los inmigrantes son “violadores” y “traficantes”, aunque las estadísticas demuestran que los inmigrantes son menos proclives a cometer crímenes que los nativos de los Estados Unidos.

“Debemos de mantener a los ilegales afuera”, D. Trump.

Incluso en ese peyorativo uso de la palabra ilegal Trump es parcial. Hay datos de que su esposa Melania trabajó en los Estados Unidos sin la visa apropiada y que su madre, Mary Anne MacLeod, emigró de Escocia con 50 dólares en el bolsillo en busca del “Sueño Americano”. Por supuesto que nunca se ha referido a sus familiares como ilegales.

En los medios de comunicación sucede lo mismo, CBS, NBC,ABC, The New York Times, Washington Post, Wall Street Journal , LA Times, entre muchos otros han dejado de usar el término “ilegal” al refereirse a la inmigración, no así Fox News, una cadena abiertamente conservadora.

Así, no es casualidad quién y cómo usa el término ilegal. Llamar ilegal a otra persona es tan indignante como cualquier otro insulto racista, que sería inconcebible escuchar de la boca del presidente de los Estados Unidos, lamentablemente será común los próximos cuatro años, pero no por eso lo vamos a aceptar.




No te lo pierdas