Tatuador mexicano

#OrgulloTepiteño: Tatuador mexicano se vuelve un éxito en Madrid

Marco Balcázar es un tatuador mexicano que aprendió a inyectar tinta cuando apenas tenía 14 años, y ahora está en España conquistando a los madrileños con su arte corporal.

Balcázar, quien se hace llamar Keik en redes sociales, reveló a Espaciomex que él nació en la Ciudad de México, y vivió su infancia y parte de su adolescencia en las calles del barrio de Tepito, donde descubrió su vocación de tatuador mientras se divertía con sus amigos.

“Yo dibujaba y me juntaba con los chicos de las calles: Panaderos, Mineros y Labradores y entre esos chicos estaba mi amigo Gerardo Pajarito, que venía de Acapulco y sabía cómo hacer máquinas de motor para tatuar y así empezamos. Nos hicimos unos tatuajes como con catorce años. Empezamos a tatuar a toda la pandilla, nos tatuábamos cualquier cosa”, aseguró Marco.

Balcázar pronto se dio cuenta de que para él los tatuajes y los dibujos eran su verdadera pasión, y cuando se mudó de ciudad decidió abrir su propio estudio para conseguir algo de dinero para vivir.

“En México todos son emprendedores, desde la viejita que pone una mesa fuera de su casa para hacer las quesadillas a la que se pone a poner las películas piratas, o los niños que venden dulces. Y lo más chistoso es que hay dinero para todos. En Tepito todo el mundo tiene un business en su casa”, dijo el artista explicando de dónde le surgió la idea de iniciar su negocio.

Sin embargo, el destino lo llevó hasta Madrid en el 2002, sin saber que allí sería donde conseguiría consagrarse como un verdadero artista de la piel.

Actualmente su trabajo es reconocido no solo en España, sino también en Alemania, Londres, París y algunas ciudades de Estados Unidos, por su técnica realista y su agilidad con los trazos.

“Durante toda mi vida he viajado mucho, primero me recorrí todo México y cuando vine para acá empecé a viajar, porque mi trabajo me lo permite. He tatuado a mucha gente en Estados Unidos y en Europa. Si les gusta tu trabajo te invitan, haces amigos y los vas a visitar o por convenciones”, afirmó Marco.

Además confesó que ahora recibe clientes de todas partes de Europa en su estudio, e incluso han ido algunos famosos como el director Chema Sarmiento, quien viajó desde Francia porque quería que su primer tatuaje lo hiciera el mexicano.

Para Marco su trabajo es una forma de ayudar a su país, pues quiere demostrar que México es más que la violencia y las drogas que se ve en las noticias.

“La gente debe ir a México, debe perder el miedo. Los mexicanos no somos narcos, no somos pandilleros. En México hay mucha gente buena y amable”, resaltó el tatuador.

ADEMÁS:

#Tattoo: Esta chicana muestra en sus tatuajes el orgullo por sus raíces mexicanas




No te lo pierdas