Medallas creadas por una niña tarahumara

#ChicoDeOro: Estudiante tarahumara ganó un maratón y fabricó su propia medalla de barro

Las preseas que diseñó este mexicano hacen honor a las creencias de los indígenas de la sierra Tarahumara.

Candelario Campos es un joven tarahumara originario de la sierra de Chihuahua que desde hace tres años diseña y fabrica las medallas que las personas reciben en la Carrera Tarahumara de 21k, en Monterrey, Nuevo León.

El joven es un estudiante de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Nuevo León, y tiene que buscar con sus propios recursos la manera de conseguir todo lo que necesita para la escuela, es por eso que desde hace tiempo se afilió a la Fundación José A. Llaguno, para poder continuar con sus estudios.

Como parte de uno de los programas de becarios de la fundación, Candelario elabora cada año más de 300 medallas artesanales, hechas de barro y listones coloridos, para representar a su cultura tarahumara y otorgarlas a los participantes de la carrera.

Sus preseas tienen diseños especiales, como tortugas, conejos, pájaros carpinteros y otros animales que están relacionados con las creencias de los indígenas de la sierra Tarahumara.

Sin embargo, este año fue muy especial para el estudiante pues gracias a su trabajo artesanal consiguió un apoyo económico extra y por fin pudo comprar su propia computadora personal, para hacer sus tareas de la escuela.

“Me dieron un apoyo y me alcanzó para comprar una computadora de 20 mil pesos. Estudio arquitectura en la Universidad Autónoma de Nuevo León y por eso me pidieron que instale el programa autoCAD para mis tareas y demás trabajos”, declaró el joven a Notimex.

Pero en esta edición Candelario decidió que también quería correr el medio maratón, y tuvo un desempeño excelente, quedando en el segundo lugar con un tiempo de 1:26:21 horas.

Campos añadió que esto significa mucho para él, pues fue una oportunidad para poner en alto a su cultura y a su comunidad, y resaltó que cuando termine sus estudios espera volver con su familia para desarrollar programas de apoyo a su comunidad y ayudar a otros jóvenes como él a alcanzar sus metas y estudiar una carrera profesional.

Además, Candelario no solamente llevará a su comunidad el orgullo de haber ganado el medio maratón y haber hecho las medallas, sino también un apoyo económico que la fundación José A. Llaguno reúne de los ingresos de la carrera y reparte entre distintos pueblos tarahumaras de la región.

ADEMÁS:

#Brillante: Niña indígena de 8 años recibe premio de Ciencia Nuclear por sus inventos




No te lo pierdas