Endulzante Xilinat, sustituto de azúcar con residuos del maíz

#Genio: Usando maíz, mexicano creó un endulzante que previene la diabetes

Aprovechando una de las mayores riquezas del campo mexicano, Javier Larragoiti Kuri ha puesto muy en alto el nombre de su país con su revolucionaria creación.

Un joven de 27 años hizo realidad el sueño de muchas personas, al crear un endulzante muy similar en sabor al azúcar, pero que es bueno para la salud.

Así, tal y como lo leíste, este sustituto de azúcar te ayuda a evitar todo eso con lo que te espantan cuando eres niño pues previene la diabetes, combate la obesidad y cuida tus dientes de la caries.

XiliNat es la creación de Javier Larragoiti Kuri, quien todavía no cumple ni los treinta y ya tiene una maestría en Ingeniería Química en la University College London y es asesor de investigaciones en la Universidad Iberoamericana.

Su invento surgió mientras Larragoiti buscaba una nueva opción de endulzantes que no fuera perjudicial para la salud y que además no modificara el sabor de las comidas, como lo hacen la mayoría de los sustitutos de azúcar que existen actualmente en el mercado. Su mayor deseo era que su padre diabético también probara el dulce sabor de la vida.

“Empezó como un proyecto escolar, lo hice porque conforme te vas relacionando [con la diabetes] te das cuenta de que muchos mexicanos que la tienen siguen comiendo azúcar a pesar de saber que los está matando”, explicó Javier a El Universal.

Fue así como el mexicano comenzó a probar con nuevos ingredientes, hasta que encontró en el maíz justo lo que necesitaba, y se dio cuenta de que con esto podía matar dos pájaros de un tiro pues podía obtener “azúcar sana” usando solamente los residuos de la gramínea.

“Transformamos residuos agrícolas de maíz, principalmente porque son los más abundantes en el país, y los transformamos a xilitol mediante un proceso de fermentación muy similar al que se usa para obtener cerveza”, dijo el creador del XiliNat al Consorcio Nacional de Recursos de Información Científica y Tecnológica.

Y bueno, ya que andaba ayudando a los mexicanos, Larragoiti también decidió aliarse con los agricultores de la Sierra de Puebla para establecer ahí su centro de producción, enseñándoles todos los procesos que se necesitan para convertir un olote en endulzante. Además, al comprarles los residuos de maíz a los agricultores, XiliNat contribuye a disminuir la contaminación derivada de la quema de desperdicios y favorece la igualdad económica entre los trabajadores del campo.

Su creación es un aporte revolucionario para todo el mundo y le ha hecho ganar muchos reconocimientos, y uno de los más importantes se lo otorgó la revista del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) por ser uno de los “Innovadores de menos de 35”, de Latinoamérica.

ADEMÁS:

#Joya: El maíz azul, un sabroso y nutritivo referente de la gastronomía mexicana




No te lo pierdas