Dr. Alfredo Maciel y Ángel Juan Sánchez

#Genios: Mexicanos desarrollan técnica para reparar tejido dañado del corazón por infarto

De la mente de científicos mexicanos y con mucho corazón...

Por: Omar Porcayo

Las enfermedades del corazón son el asesino silencioso número uno entre la comunidad hispana. Los accidentes cerebrovasculares y padecimientos cardiacos matan a más personas que todas las formas de cáncer combinadas. Es por eso que los avances médicos en la materia, representan una esperanza para la población aquejada además de precursores como la obesidad, diabetes e hipertensión.

En México, un grupo de investigadores desarrollaron un método de curación y reparación del tejido dañado por enfermedades del corazón, incluidos eventos mayores como los infartos.

Científicos del Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM) de la UNAM, la UAQ y el Centro Médico Nacional Siglo XXI, han dado un paso importante en la restauración de la salud del corazón.

El doctor Alfredo Maciel Cerda explicó a la Agencia Informativa Conacyt, que se busca ayudar a la sanación de la salud humana cuando se dañan los tejidos por pérdidas a causa de una enfermedad o eventos fortuitos, como accidentes.

Dr. Alfredo Maciel
El Dr. Alfredo Maciel, es uno de los científicos a cargo de la investigación. (Foto: Agencia Conacyt)

Según  la Academia Nacional de Medicina de México (ANMM), “la necrosis miocárdica producida en un infarto es un proceso que se presenta cuando existe una obstrucción total y sostenida de las arterias coronarias, trae como consecuencia la muerte de la célula miocárdica y conlleva a una pérdida abrupta de tejido que, a su vez, produce una sobrecarga en los ventrículos, permitiendo el proceso de remodelación”.

“Mediante la elaboración de tejidos de andamios se puede ayudar a que crezca nuevo tejido en la zona que fue afectada para recuperar la funcionalidad de los órganos”, explicó el galeno.

Tales andamios están diseñados de polímeros biodegradables y biocompatibles que estarán en contacto con el tejido vivo y funcional de la superficie del corazón. Entonces durante el proceso de regeneración del tejido, irán desapareciendo para dar paso al crecimiento de células sanas a su alrededor.

“Otro compuesto que estamos usando es la epicatequina, y la idea es que una vez instalado el andamio, las células se adhieren a este, que servirá de soporte y tendrán la posibilidad de encontrar colágeno y la epicatequina, que funciona como un estimulante para este crecimiento”, agregó Maciel Cerda.

Científicos explicaron a través de este esquema el funcionamiento de los andamios. (Foto: Agencia Conacyt)

Este avance se encuentra todavía en etapa de laboratorio, pero una vez en al alcance de los médicos, elevaría la calidad de vida de los sobrevivientes de infarto.

Por supuesto que el gran reto de la salud pública está en la prevención de las enfermedades. Eliminar el estilo de vida sedentario puede contribuir a disminuir los factores de riesgo que conllevan a un infarto.

Según la Asociación Americana del Corazón, la tasa de hipertensión en algunos subgrupos hispanos podía alcanzar hasta el 72 %, por lo que se explica la alta tasa de mortandad por accidentes cerebrovasculares y padecimientos cardiacos.

ADEMÁS:

#MentesBrillantes: EE. UU. perderá grandes científicos mexicanos por culpa de Trump




No te lo pierdas