Israel Reyes Gómez

#Enorme: De indocumentado a héroe, este ingeniero mexicano fundó su propia empresa para salvar vidas

Él es el vivo ejemplo de un "dreamer", pues luchó contra la pobreza, la falta de oportunidades y hasta el abandono de su mamá, para poder convertirse en lo que siempre quiso:  un ingeniero exitoso.

Israel Reyes Gómez nació en el Estado de México, en una familia que vendía quesos en el mercado de La Merced. Cuando tenía apenas 6 años su mamá se enfermó de cáncer y lo puso en adopción junto a su hermano, pero la familia que lo adoptó lo regresó después de un rato.

Vivió unos años en casas de sus tías y trabajaba en los mercados para poder pagar sus estudios.

“Es muy difícil estudiar cuando se tiene hambre, pero siempre creí en la educación. Tenía la plena fe en que era la llave del éxito”, dijo Reyes a Mexicano Chingón.

Sus ganas lo convirtieron en un alumno modelo de la Vocacional 4 del Politécnico, donde un maestro lo animó para ir a probar suerte del otro lado y sacarle provecho a su capacidad intelectual.

Israel Reyes llegó a Estados Unidos como indocumentado, “La Migra” lo agarró en Las Vegas la primera vez, pero después pudo llegar hasta Denver y encontrarse con sus primos.

Reyes fue aceptado en la Universidad de Louisiana, pero cuando el director lo vio le negó la entrada. Sin embargo, no iba a tirar la toalla después de un viaje tan largo, así que comenzó a trabajar como barrendero por las noches y se en el día se presentaba a clases como oyente. Después de mucho insistir, el director lo dejó estudiar Matemáticas y Ciencias Computacionales.

Desde que se graduó dejo ver de qué estaba hecho, y desarrolló softwares que se siguen utilizando en empresas de investigación y finanzas. Más tarde estudió un posgrado en el MIT y en la Universidad de Stanford; también ha trabajado para IBM y American Express en países como Rusia, China y Nueva Zelanda.

Pero Israel no solo quería ser el ingeniero más brillante, quería hacer algo para ayudar a los demás. Y en el 2012 finalmente fundó su propia empresa: Solity, una compañía con sede en Nueva Zelanda pero que llega hasta Estados Unidos y México.

Este proyecto de Reyes consiste en un software que ayuda a la localización y el rescate de personas en zonas de desastre.

El ingeniero explicó a El Financiero que funciona con el GPS de los dispositivos móviles, y permite detectar cuántas personas había en la zona antes y después del desastre. Con él el gobierno y las empresas pueden ubicar los cuerpos o lo sobrevivientes incluso cuando las redes estén caídas.

La tecnología de Solity ha es utilizada en Nueva Zelanda, pero actualmente Israel y un grupo de chavos del IPN está trabajando en México para hacer una nueva versión corregida y aumentada. Su creación le ha ganado muchos reconocimientos, y ahora es un candidato al Premio Nacional de Ciencia y Tecnología 2017 en México.

ADEMÁS:

#Genio: Un mexicano es el “Inventor del Año” para el MIT




No te lo pierdas