In this Nov. 13, 2012 photo, onca pintada jaguars interact at the Jardim Zoo in Brasilia, Brazil. The scientists at Brazil's Embrapa agriculture research agency said this week they have spent two years building a gene library with hundreds of samples from eight native species, including the collared anteater, the bush dog, the black lion tamarin, the coati, and deer and bison varieties, as well as the onca pintada jaguar and the maned wolf, according to team leader Carlos Frederico Martins. (AP Photo/Eraldo Peres)

#SalvemosAlJaguar: Este felino corre peligro, pero podemos evitar su extinción

Este legendario animal está en peligro de desaparecer de la Tierra, lo vieron las culturas prehispánicas, cuidémoslo de la barbarie del siglo XXI

Por: Oso Oseguera

El jaguar en las culturas prehispánicas de México, Guatemala y Perú era considerado una criatura divina. Hay innumerables máscaras con el rostro de este felino, hubo guerreros que llevaban pieles moteadas del animal en señal de veneración. Era una fiera adorada.

En los años 60 del siglo pasado se le perdió el respeto. Se reportó por primera vez una disminución significativa de ejemplares, con más de 15,000 pieles de jaguar sacadas de la Amazonía brasileña anualmente, por lo que la Convención sobre en Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) en 1973 consiguió una brusca disminución del comercio con sus restricciones. Hoy, el comercio internacional de jaguar o de sus partes está totalmente prohibido.

Recientemente, un estudio realizado por investigadores del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), revela que el jaguar está en mayor peligro de extinción. De acuerdo con la investigación, en el mundo se han contabilizado 64 mil jaguares, además, hay 34 subpoblaciones, de las cuales 33 están en peligro crítico de extinción. El proyecto que estuvo a cargo de Rodrigo Medellín y Gerardo Ceballos, muestra que 90% de los especímenes (57 mil) se ubica en la zona de la Amazonía (Brasil, Perú, Ecuador y Colombia).

Foto fija de un video donde se aprecia a un jaguar en las cercanías de la frontera entre México y Arizona. (Foto AP/Fort Huachuca)

Sin embargo, su piel sigue siendo muy codiciada y por lo tanto la especie sufre una amenaza. Y aunque el felino está bajo protección en ciertos países, los rifles de los cazadores furtivos y ganaderos siguen matando jaguares. Por ejemplo, en algunos sitios, como Guyana Francesa, todavía se permite la caza del jaguar.

La especie ha perdido 37% de su rango histórico, y su condición es desconocida en 18% del territorio adicional.

Debido al difícil acceso de algunas de las zonas que habita, y a sus hábitos nocturnos, muchas veces estimar la cantidad de jaguares es difícil, informa la página oficial dedicada al animal.

En Brasil estudian los genes del jaguar y han construido una biblioteca con cientos de muestras. (Foto AP/Eraldo Peres)

EL JAGUAR Y SU ESPLENDOR

El jaguar es el felino más grande de América y el tercero en el mundo (después del león y el tigre), es también el único representante del género Panthera encontrado en el continente americano, habita desde lugares casi desérticos como el Desierto de Arizona o el altiplano mexicano hasta selvas tropicales como el Amazonas.

Lucy (izq) y Jucky (der) son dos jaguares bebés nacido en el zoológico Attica, al este de Atenas, Grecia. (Foto AP/Yorgos Karahalis)

En México, esta especie se distribuye desde las selvas tropicales del sureste de México, hasta el Río Bravo en el Golfo y en la Sierra Madre Occidental de la costa del Pacífico, hasta los límites con Belice y Guatemala. Por lo regular, la altitud de estas zonas es de 1000 metros sobre nivel del mar, destaca la página del INEGI.

El peso de un jaguar adulto va de 45 a 130 kg, la longitud desde la nariz a la punta de la cola es de 1.70 a 2.30 m, y tiene una longevidad de 20 años. A pesar de su apariencia pesada, el jaguar es muy ágil, corre y nada grandes distancias.

Es casi exclusivamente nocturno y tiene gran habilidad para ver en la oscuridad; durante el día descansa en algún lugar oculto entre las rocas o entre la maleza espesa. El jaguar caza acechando a su presa, ocultándose cerca de su vereda o donde bebe agua. Son solitarios y, en general, se encuentran en las selvas que bordean los grandes ríos o manglares.

Se alimenta, sobre todo, de pecaríes, venados, monos, tapires, mapaches, tejones, armadillos, conejos y otros pequeños mamíferos; además de aves, peces, perros, cocodrilos, caimanes, lagartijas, víboras, tortugas y sus huevos e, incluso, carroña. Donde encuentra comida abundante, es frecuente que regrese a comer varias noches consecutivas.

También gusta de cazar animales domésticos, como: cerdos, caballos, burros, chivos o borregos; de forma eventual, se han registrado ataques sobre algunas personas.

View this post on Instagram

#Mascarajaguar #cocolvu #jaguarpintadoamano

A post shared by Cocolvú (@cocolvu) on

SALVEMOS AL JAGUAR

En la actualidad, el jaguar se encuentra en peligro de extinción, es decir, el número de ejemplares ha disminuido de manera drástica con el riesgo de que desaparezca por completo de la Tierra, por ello está prohibida la caza, captura, transporte, posesión y comercio del jaguar, o de productos y subproductos de esta especie en todo el territorio nacional.

En México existen áreas naturales de protección para este felino, las más importantes son las reservas de la biosfera Calakmul en Campeche y Sian Ka’an en Quintana Roo.

Cuando el último animal representativo de una especie desaparece, se acaba con él toda una historia. Seamos conscientes y respetemos la evolución normal de los ecosistemas, cuidemos el patrimonio natural y convivamos en armonía con los seres vivos del planeta, sólo así se mantendrá el equilibrio.




No te lo pierdas