Jorge Negrete

#CharrísimoMexicano: Jorge Negrete, charro, enamorado, abstemio y supersticioso

Jorge Negrete murió de cirrosis, pero nunca bebió; fue señalado como macho mexicano, pero más bien fue mangoneado por las mujeres. Aquí un recuento de su vida.

Por: Oso Oseguera

Jorge Negrete tenía una voz educada (era tenor y estudió ópera), fue actor prominente del cine de oro mexicano, una leyenda por su rostro y un empedernido amoroso de compañeras de cine.

Negrete pasó por el Colegio Militar, se graduó como teniente de administración, ascendió a capitán segundo, y estudió en París y Roma gracias a la milicia. Sin embargo, también estudiaba canto con José Pierson y así fue como entró a la radio.

A los 20 años, cantó en la cadena de radio XETR, donde ofreció un recital de varias arias operísticas y canciones mexicanas. Así inició su carrera, ascenso veloz al estrellato como figura del cine.

Su vertiginosa carrera lo llevó pronto a EE. UU. (Nueva York, Los Ángeles, entre otras ciudades) y a algunos países de América Latina. Gracias a su educada voz se ganó el apodo de “El Charro Cantor”.

Un aspecto poco conocido de Negrete es que velaba por los derechos de sus compañeros. Tanto así que fundó el Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica de la República Mexicana y reestructuró, junto con un grupo selecto de actores, la Asociación Nacional de Actores (ANDA), de la que fue destacado líder.

En 1936 llegó a Nueva York con Ramón Armengod y se presentaron para la cadena NBC como “The Mexican Caballeros”. Luego hizo audición para la Metropolitan Opera House, pero no ingresó por falta de agente o de la fianza solicitada, relata la página Ecured.

Como no consiguió el empleo, trabajó como mesero en restaurantes de ambiente latino. Un día que no llegó el cantante de la orquesta, Negrete lo suplió y el éxito fue rotundo. Gracias a eso lo contrató el músico cubano Eliseo Grenet.

En 1937 hizo su primer cortometraje para Warner Bros. titulado “Cuban Nights”, en el que apareció caracterizado como trovador cubano. Viajó a México para filmar “La madrina del diablo” y luego volvió a EE. UU. para trabajar con 20th Century Fox, pero no cuajó el contrato.

la madrina del diablo
Cartel de la película “La madrina del diablo”, vía adligmary.blogspot.mx.

En México filmó varias de sus clásicas películas: “La Valentina”, “Perjura”, “Juan sin miedo” y “Juntos pero no revueltos” (1938). El éxito llegó en 1941 en el papel principal en “¡Ay Jalisco, no te rajes!”, cinta dirigida por Joselito Rodríguez y donde conoció a Gloria Marín, una de sus enamoradas.

En entrevista, Raúl Corrales, destacado fotoreportero cubano, quien fuera valet de Jorge Negrete en su visita a Cuba en 1944, contó lo siguiente: “Antes de salir a escena meditaba mucho en su camerino y luego se persignaba. Llevaba siempre consigo una bolsita de medallas donde convivían las imágenes de la Virgen del Carmen, la de la Caridad, la de Guadalupe… Jamás la soltaba. Una vez que la olvidó. Me telefoneó de inmediato y pidió: ‘Corrales, búscala debajo de la tierra y envíamela urgente, que sin ella no puedo cantar'”. Esto se narra así en el documental “Los Tres Gallos. Jorge el bueno: La vida de Jorge Negrete”, de Editorial Clío.

Guadalupe Loaeza señala que desde el principio de su relación, Gloria Marín se percató de que su amado era muy tímido: “Tal vez tenía complejo de inferioridad”, comentó en una entrevista.

Despechado, Jorge se relacionó con Elsa Aguirre y después con una “niña bien”, candidata de la madre para reemplazar a Gloria, pero, por no ser del medio artístico, no le interesó, sigue el relato Loaeza. Años después, Jorge Negrete se casó con María Félix, a quien seguramente nunca llegó a amar tanto como a su Gloria, concluye la escritora.




No te lo pierdas