Panadero mexicano

#BenditasConchas: Un inmigrante mexicano casi pierde su panadería, pero su hija lo salvó

Cuando este paisano necesitó ayuda, el barrio salió de inmediato a respaldarlo.

Trinidad Garza es un panadero originario de Monterrey, México, que llegó hace más de 10 años a Estados Unidos, y trabajó muy duro para poder poner su propio changarrito en Houston, pero últimamente las cosas no iban muy bien y había decidido cerrar o vender, hasta que un tuit de su hija salvó a la familia.

Hace dos años Don Trini fundó “La Casa Bakery and Café”, donde alegraba la vida de muchos paisanos con sus ricas conchas calientitas. Pero el paso del huracán Harvey por el estado en agosto apagó los hornos de La Casa.

Las ventas bajas y las pérdidas materiales hicieron que la familia Garza quisiera tirar la toalla. “Mi papá le dijo a mi madre que estaba pensando en venderla e incluso tuvo una oferta”, dijo su hija Jacqueline a KTRK-TV Houston.

View this post on Instagram

Also try out our marranitos 🐖

A post shared by 🥐La Casa Bakery & Cafe (@lacasabakeryandcafe) on

La muchacha le tenía un cariño especial al negocio, porque era parte de su historia y su cultura y quería que su papá siguiera siendo feliz entre el pan caliente, así que echó una manita de las redes sociales y publicó un mensaje en Twitter que decía así:

“Hey, todos ustedes, mi padre tiene una pequeña panadería/restaurante. Él mismo hace todo el pan dulce. Él está pensando en cerrar, pero no puedo dejar que eso suceda. Pasa la voz. 1 RT podría atraer un cliente potencial. ¡La Casa Bakery Café 1002 Hogan Street 77009!”.

Y junto a él puso también un video de su papá haciendo pan.

El mensaje de auxilio de Jacqueline se volvió viral casi de inmediato, y decenas de clientes llegaron por su chocolate caliente y su concha para quitarse el frío, y ayudar a don Trinidad.

En 12 días el tuit alcanzó más de 60,000 retuits y la chica ha ido haciendo actualizaciones de la historia en su cuenta.

Por ejemplo, dos días después de su primer post reportó que se estaban quedando sin conchas, y que su papá estaba muy emocionado porque había tenido que ir a comprar más harina, azúcar y material para seguir haciendo pan, porque los clientes dejaban vacías sus bandejas.

La mejor parte de la historia es que ahora la familia Garza no solo podrá quedarse con su panadería/restaurante, sino que también la gente de Texas podrá seguir comiendo pan, quesadillas con carne, mojarras, pozole, tostaditas con frijoles y crema, bisteck a la mexicana, huevos rancheros y otros antojitos mexicanos que don Trini prepara con mucho amor.

ADEMÁS:

#SomosCompas: Los vecinos de estos inmigrantes mexicanos les ayudaron a reparar su casa porque así de fregón es el barrio




No te lo pierdas