#Desesperado: Por qué justo ahora, Trump se lanzó como perro rabioso contra México y los latinos

#Desesperado: Por qué justo ahora, Trump se lanzó como perro rabioso contra México y los latinos

El único huracán que le importa al presidente es el que se llevó volando su popularidad.

Por: Omar Porcayo

En medio de una crisis humanitaria sin precedentes en Texas, Donald Trump se ha dado tiempo para arremeter con fuerza en contra de la comunidad latina y México, sus blancos favoritos cuando necesita apaciguar a su base electoral, cada vez más disgregada y desconfiada de sus acciones.

Mientras Harvey, el peor huracán en suelo americano desde Katrina, estaba tocando tierra el viernes anterior, Trump hacía público el perdón al ex sheriff de Maricopa, Joe Arpaio, hallado culpable por una corte federal de desacato, al negarse a detener sus operativos contra inmigrantes, con un claro tono discriminatorio.

Arpaio es la máxima expresión del racismo institucional en Estados Unidos en contra de la comunidad hispana. Creó un perfil racial durante sus años como autoridad y el perdón de Trump reafirma su abierta declaratoria de supremacía blanca, tal y como avisó con el manejo de la crisis en Charlottesville.

Greg Stanton, alcalde de Phoenix, calificó como un insulto a los latinos el perdón a Arpaio.

“El alguacil Joe Arpaio atacó y aterrorizó a las familias latinas por el color de su piel. Un juez federal ordenó que se detuviera y no paró. Recibió un juicio justo y una convicción justificable, y no hay nada que el Presidente pueda hacer para cambiar ese terrible legado y la mancha que ha dejado en nuestra comunidad”, expresó en un comunicado de prensa.

Además de su guerra ideológica en contra de los latinos, Trump se ha distanciado de una parte de los seguidores que lo llevaron a la Casa Blanca. Sus tropiezos políticos e incoherencia, han provocado que su índice de aprobación ronde un patético 37 %.

Hay tres estados que le brindaron su apoyo en las elecciones y que hoy a solo siete meses de gestión, se muestran arrepentidos y en su contra, según las encuestas.

Un estudio de NBC News/Marist demostró que en Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, su aprobación es de 36%, 35% y 34%, respectivamente. De hecho, 6 de cada 10 electores se sienten avergonzados con el desempeño del presidente y lamentan su elección.

“Son señales de desesperación, Trump les arroja algo de carne roja a sus seguidores”, explicó el periodista de Univision, Enrique Acevedo.

Y es que el aterrador fin de semana de Trump contra los hispanos no terminó en el perdón a Arpaio. Las versiones de que están cerca de terminar con el Programa de Acción Diferida (DACA, cada vez son más fuertes).

Activistas y organizaciones proinmigrantes, se encuentran en alerta máxima y preparando movilizaciones para defender el alivio migratorio que ha permitido a más de 780,000 jóvenes estudiar y trabajar, en el único país que conocen. Los daños económicos por una eventual cancelación serían millonarios, además de la crisis humanitaria que generaría.

Ya encarrilado, Trump apuntó sus baterías a México y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Volvió a su trillado discurso, que tanto le festejan sus seguidores, de obligar al gobierno mexicano a pagar por el muro en la frontera. Además calificó a México de ser una de las naciones con el índice de criminalidad más alto del mundo.

En plenas negociaciones del TLCAN, preguntó a sus seguidores si debería cancelar el “peor acuerdo” de la historia, sin importar que de él dependen millones de trabajos en los Estados Unidos, así como exportaciones anuales billonarias.

México respondió a los ataques enérgico pero diplomático, incluso se dio tiempo de ofrecer ayuda por los estragos que ha causado Harvey en Texas.

Así, Trump demostró por enésima vez que el país se encuentra acéfalo. Con miles de personas en Texas sufriendo los estragos del medio ambiente, él está más preocupado por ganar la simpatía de su base electoral, agrediendo a 50 millones de latinos.

ADEMÁS:

#Solidarios: A pesar de los insultos, México está listo para ayudar a Texas




No te lo pierdas