devin patrick kelley

#PrayForTexas: Según el gobierno los hombres blancos nunca son “terroristas”

Para Trump las visas son más peligrosas que las balas.

Por: Omar Porcayo

Este lunes Texas amaneció consternado por la peor masacre en la historia del estado y la tercera en el país en las últimas semanas.

Devin P. Kelley, un ex miembro de la Fuerza Aérea ingresó el domingo a una iglesia del sur de Texas con armamento de alto poder y mató a 26 feligreses de entre 18 meses y 77 años de edad. Esta tragedia se suma a la causada a principios de octubre por Stephen Paddock que asesinó a 59 personas en un concierto en Las Vegas y al ataque de Sayfullo Saipov en un parque ciclista de Nueva York, que cobró la vida de 8 personas.

Como cada que sobreviene un ataque de tal magnitud, el debate por el control de armas en el país vuelve a la esfera pública, pero para algunos políticos, especialmente republicanos, la venta libre de pistolas debe de continuar e incluso se debe aumentar.

Ken Paxton, Fiscal General de Texas y conocido antiinmigrante impulsor de la ley SB4, aseguró que la única forma de detener estas masacres es con más armas, para combatir fuego con fuego.

“Esto va a suceder otra vez”, dijo Paxton en entrevista con la cadena conservadora Fox News.

“Tú no puedes necesariamente quitarle las pistolas a las personas que van a violar la ley… lo único que puede detener a una mala persona con un arma, es una buena persona con un arma”, expresó Paxton.

El argumento de Paxton es el mismo que usa la Asociación Nacional del Rifle, conocida por su gran poder político en Washington, y que ha evitado una regulación que pueda afectar a la prolífica industria armamentista desde la masacre en la escuela secundaria de Columbine en 1999, cuando la sociedad civil comenzó a exigirla.

El presidente Donald Trump se apresuró a secundar al fiscal texano. Desde Japón en donde se encuentra de gira, expresó que no era “un problema de armas, sino un problema mental”.

Trump también evitó el debate sobre el control de armas luego de la peor masacre masiva en la historia del país, a pesar de que Paddock pudo asesinar a decenas de personas en un concierto en Las Vegas, gracias a poseer una cantidad increíble de armamento que obtuvo legalmente.

El presidente, conocido por politizar las tragedias, ha reaccionado de manera muy diferente al ataque de la semana pasada en el Bajo Manhattan, cuando un inmigrante fue el atacante. De inmediato y sin esperar a las investigaciones, culpó al sistema de visas por la tragedia.

También es de resaltar que el gobierno evita calificar de terrorista un ataque cuando es provocado por un hombre blanco, por más mortífero que sea y lo califica como “incidente doméstico”.

Para Trump, las visas son más peligrosas que las balas.

ADEMÁS:

#LasVegas: Blanco y armado hasta los dientes, así es el hombre que causó la peor masacre en la historia




No te lo pierdas