Oaxaca, una ciudad que lo tiene todo... hasta grafiti artístico

#OaxacaDeMisAmores: Una ciudad que lo tiene todo… hasta grafiti artístico

Un paseo por los callejones de la ciudad capital de Oaxaca ofrece el arte urbano que se plasma en paredes y que reclama.

Texto y fotos: Oso Oseguera

Oaxaca es mágica, está limpia y conectada. Tiene playas, zonas arqueológicas, bellezas naturales, naturaleza salvaje, una ciudad capital hermosa, colonial, moderna, con cantera verde, loza roja y con la tendencia moderna del grafiti.

IMG_4803
Grafiti en Oaxaca.

Hace 470 años, Hernán Cortés, el conquistador español de México, llegó al valle y lo conquistó, pero no pudo ingresar a la ciudad.

DiosNunca
La vida empieza en donde la realidad termina. Dios nunca muere.

Caminar por el Centro, un lugar en ebullición: jóvenes, adultos mayores y niños pueblan el jardín. Cerca está La Casa del Mezcal, la bebida típica del estado.

IMG_5058
Alegoría mezcalera.

“La ciudad era un moridero de sueños

materia nebulosa y rutilante

cardumen de peces ciegos nadando en círculos

hasta desfallecer.

Junto a mí yacían las ideas más sublimes

un hombre solitario desafiaba a las bestias

los árboles desnudos abrazaban a las aves y sus nidos

y el miedo prófugo profano antropófago pagano

nos encontraba siempre

a la vuelta de la esquina”.

Alonso Aguilar Orihuela, poeta oaxaqueño.

IMG_4778
Jaulas de la libertad.

El color rojo sandía de Rufino Tamayo, un oaxaqueño excelso; el verde de sus valles, que pintó con amor José María Velasco; y el azul reinterpretado por los artistas urbanos, locales y contemporáneos distinguen a la ciudad.

IMG_4809
Casas decoradas de manera distinta.

La catrina de Guadalupe Posada o los alebrijes tan oaxaqueños son guardianes de restaurantes, casas o tendajones. De una raíz de copal puede hacerse un esperpéntico ser guardián.

Catrines-Alebrije
Alebrijes y catrinas, dos guardianes mexicanos.

“…por eso uno no se mueve,

se mete uno en mujer

se mata

y se mete uno en mujer,

pero no se mueve.

Uno está solo y de barranco pieza

sobre pieza

amortiguando en músculo, lástima

por el nosotros,

ya ves

la concurrencia que somos”.

Efraín Velasco Sosa, poeta oaxaqueño.

Princesas
Mujeres levantando estilo.

Y todo vuelve al origen, los oaxaqueños le rinden culto a su cultura, a su génesis y lo plasman en las calles de su ciudad, en ese azul cobalto también de Tamayo.

Azul-Tamayo
Azul Tamayo, origen del mezcal, zapoteca y chapulín.



No te lo pierdas