A sus 17 años lleva a Silicon Valley un invento que cambiará la vida de los ciegos

A sus 17 años lleva a Silicon Valley un invento que cambiará la vida de los ciegos

Diego Roel Chapa es un estudiante mexicano prodigio que puede cambiar la vida de millones de invidentes.

A sus 10 años Diego Roel Chapa ya acaparaba las planas de los periódicos por su sorprendente habilidad y pasión por la mecatrónica, ahora que tiene 17 viajará a Silicon Valley como representante de una de las mejores startups que hay en México, Strap Technologies, que ayuda a personas ciegas con tecnología de punta.

El estudiante de la Prepa Tec ganó el Startup World Cup Challenge y el Startup Challenge que se llevó a cabo en Talent Land 2018, gracias a su invento “Strap”, un arnés de pecho que entra en la categoría de los llamados wearables, equipado con sensores e inteligencia artificial para guiar al usuario. En otras palabras, toma el lugar de un bastón o un perro lazarillo que usa un invidente.

Strap competirá en el concurso internacional para emprendedores Startup World Cup de Fenox VC que se llevará a cabo el próximo 11 de mayo en la meca de las empresas dedicadas a la tecnología de la información en California.

“Desde muy pequeño soy apasionado a la robótica”, dijo a la prensa mexicana el joven que desde niño impartía cursos sobre esa materia.

“Combiné la robótica con lo que quiero lograr que es cambiar la vida de las personas con algún tipo de discapacidad”, expresó el estudiante radicado en Monterrey, Nuevo León.

Su startup ha ganado además el segundo lugar en el concurso Spotlight del festival de emprendimiento INCmty, el primer lugar en NEXT: Fábrica de Emprendedores del municipio de San Pedro Garza García, Nuevo León, y el Global Student Entrepreneur Award regional.

“Es el primer dispositivo que sustituye completamente el bastón, detecta todo tipo de obstáculos y te envía una vibración cuando tienes algo enfrente para que la persona se pueda mover con completa libertad, seguridad y confianza… pueden ser independientes y hacer todo por sí mismos”, explicó.

El producto está en una incubadora de negocios y el prototipo de sigue desarrollando para encontrar la mejor forma de comercializarlo, aunque Diego considera que será accesible con un costo de alrededor de $315 dólares.

Consciente de la responsabilidad de viajar a un concurso que ofrece 1,000 dólares de inversión para investigación, el mexicano sabe que representa a la comunidad emprendedora mexicana. “Me siento muy honrado de poder representar a mi país en Silicon Valley”.

Y es que no se necesita ser un genio como él para ayudar a que este sea un mejor planeta: “Todos tenemos un algo, un porqué, en ciencia, recursos humanos, artes, donde sea, el chiste es hacer algo para ayudar a los demás”.

ADEMÁS: #IdeasQueSalvan: Invento de jóvenes mexicanos gana en concurso internacional




No te lo pierdas