#Harvey: EE. UU. agradece la ayuda de México, pero sigue sin aceptarla por completo

#Harvey: EE. UU. agradece la ayuda de México, pero sigue sin aceptarla por completo

Este no es momento para el orgullo y la soberbia, Trump.

Por: Omar Porcayo

Apenas se comenzaba a dilucidar la magnitud del impacto por el huracán Harvey en Texas, cuando el gobierno de México ya había extendido su ofrecimiento de ayuda a Estados Unidos, en un gesto de amistad y buena vecindad. Con el paso de las horas, la catástrofe ha mostrado su peor cara, pero el gobierno de Donald Trump sigue sin aceptar una mano para atender a las decenas de miles de damnificados.

“Hace un momento hablé con el gobernador de Texas, Greg Abbott. Identificaremos apoyos específicos que podamos brindar”, expresó el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, el domingo, durante el momento más álgido de la tormenta.

Abbott aseguró el lunes que su equipo está en constante comunicación con México para “necesidades específicas”, aunque no abundó en detalles.

Foto: AP

De acuerdo con el encargado para América del Norte de México, Carlos Sada, el gobierno mexicano está esperando la lista de necesidades para comenzar a actuar. “Nuestra oferta es abierta y permanente”, expresó el funcionario a HuffPost.

A pesar del interés de Texas, el gobierno federal no ha decidido si va a aceptar víveres o rescatistas desde México.

“Si surge una necesidad de asistencia, trabajaremos con nuestros socios, incluyendo a México, para determinar la mejor manera de avanzar”, expresó el Departamento de Estado en idéntica declaración a la Casa Blanca.

“Es muy generoso que México ofrezca ayuda en este momento tan difícil”, dijo este miércoles el Secretario de Estado, Rex Tillerson.

A pesar de que expresó que el gobierno mexicano ofreció una “amplia gama” de ayuda, mantuvo la posición de no confirmar si la aceptarán o si la necesitan.

Por medio de la Cruz Roja Mexicana, un reducido grupo de especialistas en desastres por inundaciones de la localidad de Silao, Guanajuato, partieron rumbo a Texas, así como 35 elementos técnicos en urgencias.

“No tenemos fronteras, somos ciudadanos del mundo y vamos a ayudar como sea posible”, expresó a UNO TV, el jefe de la expedición.

Foto: AP

Los reportes que llegan desde la zona cero en Houston, dan cuenta de que la tercera ciudad más poblada del país está en medio de la peor emergencia de su historia.

En estos momentos el Centro de Convenciones de Houston se encuentra al triple de su capacidad con más de 9,000 desplazados, mientras las inundaciones siguen sin ceder.

“Es horrible, tienes a gente de todo tipo aquí, tienes que dormir en el suelo y comer paquetes de comida militares. Uno puede hacerlo, pero no son condiciones para los niños”, explicó uno de los refugiados .

Foto: AP

Alimentos, medicinas y gasolina, son los principales insumos que se necesitan en la ciudad y aunque las autoridades están haciendo todo lo posible por proveerlas, el tiempo apremia para evitar que la situación se agrave aún más. La cifra oficial de muertes es de 20, pero la policía de Houston aceptó que una vez que baje el nivel del agua, puede incrementarse.

Por si fuera poco, las familias latinas e inmigrantes, han resultado las más afectadas, pues el huracán Harvey pegó con especial fuerza en barrios de bajos ingresos.

No se entendería entonces que el gobierno de Trump no aceptara toda la ayuda posible. Hay un precedente claro de la asistencia que puede brindar México en los momentos de apremio para Estados Unidos: el huracán Katrina.

“La ayuda de que envió México no fue algo pequeño – fue un extraordinario gesto, que pudo salvar muchas vidas. Fue la primera vez que tropas mexicanas pisaron suelo estadounidense desde la guerra mexicoamericana de 1846… Después de tres semanas de operación, los mexicanos habían servido 170,000 comidas y ayudado a distribuir más de 184,000 toneladas de suministros, además de que ofrecieron 500 consultas médicas”, recordó The Washington Post.

Los continuos ataques de Trump a México durante los últimos dos años, podrían ser pretexto para que por orgullo o soberbia, no aceptara una mano extendida a la población estadounidense.

ADEMÁS:

#Héroes: Panaderos atrapados durante Harvey hornearon todo el pan que pudieron para los necesitados




No te lo pierdas