José Luis Sánchez Fernández - Alpinista mexicano

#Histórico: Mexicano escala el Everest y el Lhotse en menos de 24 horas

El alpinista José Luis Sánchez Fernández, que ya es prácticamente una leyenda en su país, impuso un nuevo récord.

José Luis Sánchez Fernández es el primer latinoamericano que consigue escalar dos de las montañas más altas del mundo en menos de 24 horas, al conquistar la cima del monte Everest y el Lhotse.

Oriundo de la Ciudad de México, y con 43 años de edad, Sánchez es un nuevo tipo de leyenda nacional, pues en tan solo 23 horas logró escalar los 8,848 metros de altura del Everest, y los 8,516 de su vecino, el monte Lhotse.

José Luis declaró a El Universal que su travesía duró poco más de una semana, pues después de ocho días de planear la expedición en el campamento 4 ubicado en el lado sur del Everest, en el territorio de Nepal, él y ocho compañeros más decidieron comenzar su camino hacia el pico de la montaña más alta del mundo.

El mexicano inició el viaje el lunes 21 de mayo por la noche, y el martes 22 a las 6:30 horas ya habían llegado al punto más alto. Una vez que estuvieron ahí decidieron volver al campamento para recargar energías e ir a la conquista del Lhotse, que es la cuarta montaña más alta del mundo.

“Te preparas, subes, llegas, te tomas las fotos y, 10 o 15 minutos después, inicias el descenso porque te sofocas”, dijo José Luis, aclarando cómo fue que logró su gran hazaña.

Su segundo momento clave fue alrededor de las 10:00 horas del mismo martes, cuando volvieron al campamento y comenzaron el nuevo ascenso, aunque en esta ocasión el grupo de ocho se redujo a cinco personas, incluyéndolo a él, un guía canadiense y tres sherpas.

Luis Sánchez reveló que mientras escalaba no se había dado cuenta de que estaba imponiendo un nuevo récord, pues tenía la cabeza ocupada disfrutando el paisaje y cuidando muy bien por dónde pisaba.

“Son días de mucho sufrimiento donde no paras de escalar por diez horas, sólo haces pausas para tomar alimento, tienes que bloquear la cabeza, o divagar un poco, porque si te quejas mucho en lo que estás haciendo, el sufrimiento terminará matándote”, declaró el alpinista.

Finalmente, la madrugada del jueves 24, el mexicano llegó a la punta del monte Lhotse, y simplemente se puso a admirar las montañas que lo rodeaban, no fue hasta que volvió al campamento cuando se enteró de que había hecho historia.

Después de eso, Sánchez Fernández eligió quedarse otros días más en el campamento en Nepal, para poder recuperarse del desgaste físico y mental que implica subir más de 16 mil metros en tan poco tiempo.

ADEMÁS:

#Guerrera: Mexicana quiere conquistar las 7 cimas más altas del mundo




No te lo pierdas