#SinProblemas: Los estadounidenses indocumentados la pasan bastante bien en México

#SinProblemas: Los estadounidenses indocumentados la pasan bastante bien en México

El número de estadounidenses que están en México sin documentos oficiales es creciente; y es que ellos, no se sienten perseguidos.

Por: Oso Oseguera

Helen Cohen llegó a México para visitar a sus tíos en Baja California. Estuvo 15 días, pero la enfermedad de su tío Nick la retuvo meses. Para generar dinero comenzó a dar clases de inglés y matemáticas —ella es física de la Universidad de Nueva York y profesora. El próximo año cumplirá 10 años de estancia en México y está sin papeles.

Helen Cohen vive en México hace casi una década y trabaja sin permiso, pero con decoro y entrega. (Foto cortesía de Helen Cohen)

Como ella, según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), en 2015 vivían 739,168 estadounidenses, de los cuales 91.2 % lo hacían de manera irregular, es decir, que no han solicitado la ciudadanía, y que trabajan y no pagan impuestos.

Helen asegura que tomó la decisión de quedarse a vivir cuando su tío falleció, pues su tía daba muestras de debilidad física y emocional y ella misma estaba a gusto en Tijuana, Baja California.

Datos del Departamento de Estado de Estados Unidos señalan que en México hay casi un millón de ciudadanos estadounidenses, de los cuales 934,698 están de manera irregular. Y no hay “caza de brujas” para echarlos. Información del INEGI señala que solo 42.6 % de los nacidos en otro país han adquirido la nacionalidad mexicana.

El diario Excélsior comparó las cifras del INEGI y las del Departamento de Estados Unidos y notó un aumentó de 37.8 % de indocumentados de Estados Unidos en México.

Y en un reporte interesante de Latino Rebels se indica que si bien de ese casi millón de personas que dicen ser estadounidenses, 47 % de ellos tienen ambas nacionalidades, aunque —como señala la publicación— es difícil determinar la nacionalidad solo por el hecho de decir que es mexicano.

Como sea, Helen está en las filas de los indocumentados. “Pero nadie me persigue por ello, ni mis vecinos me acosan, ni cargo mis papeles cuando voy al mercado”, dice en perfecto español ya sin acento alguno. “Soy feliz, sigo dando clases y hago una vida normal y tranquila en este lugar”, concluye.

También te puede interesar:

 #VivenSueñoMexicano: México seduce a estadounidenses y se quedan a vivir allí

#PuebloDentista: Médicos mexicanos podrían ser la salvación de miles de estadounidenses

¿Rivalidad? Solo en la cancha…




No te lo pierdas