El nuevo escándalo que está por explotar a Donald Trump por “tramposo”

El nuevo escándalo que está por explotar a Donald Trump por “tramposo”

El presidente estadounidense está metido en un nuevo problemón gracias a que un elemento cercano habría violado la ley electoral.

Y es que ser una de las asesoras principales del presidente Donald Trump no es suficiente para ser excluida de cumplir la ley y eso le ha pasado a  Kellyanne Conway, quien es señalada de violar repetidamente la ley que prohíbe usar posiciones en el gobierno para influir en campañas políticas.

TE PUEDE INTERESAR: Esto es lo que harán en México para evitar las burlas del presidente Trump

Es a través de la Oficina de Asesoría Especial de EEUU (OSC, por sus siglas en inglés) quien denunció el hecho y ahora pide que la cabeza del grupo cercano al presidente empresario sea removida de su cargo.

“Dado que la Sra. Conway es una infractora reincidente y ha demostrado que no respeta la ley, OSC recomienda que la retiren del servicio federal”, indicó en un comunicado la OSC en referencia a comentarios políticos hechos en entrevistas de televisión y redes sociales.

La carta de la OSC le reitera a Trump: “Si quedaran sin castigo las violaciones a la ley de la Sra. Conway, se enviaría un mensaje a todos los empleados federales de que no tienen necesidad de obedecer las restricciones de la Ley Hatch. Sus acciones erosionan el principal fundamento de nuestro sistema democrático- el respeto de la ley”.

Además de las violaciones a la ley en entrevistas televisivas, la OSC señala que el ‘poco respeto por la ley’ de Conway cuando el 29 de mayo de este año dijo a los reporteros de la Casa Blanca: “Si intentas silenciarme a través de la Ley Hatch, no funcionará. Avísame cuando comience la sentencia de cárcel”.

RESPONDE LA CASA BLANCA

Un portavoz de la Casa Blanca señaló que la OSC está influenciada “por medios liberales” y dijo que la decisión sobre Conway “viola su libertad de expresión”.

“Las acciones sin precedentes de la OSC contra Kellyanne Conway son profundamente defectuosas y violan sus derechos constitucionales a la libertad de expresión”, señaló el portavoz Steve Groves.

“Sus decisiones parecen estar influenciadas por la presión de los medios y las organizaciones liberales, y tal vez la OSC debería ser consciente de su propio mandato para actuar de manera justa, imparcial, no política, y no interpretar mal o armar la Ley Hatch”.

¿Qué es lo que pasará?




No te lo pierdas