#OrgulloMexicano: Niños de primaria y su maestra construyeron un salón de clases sustentable

#OrgulloMexicano: Niños de primaria y su maestra construyeron un salón de clases sustentable

Este salón de clases es único, pues está construido con botellas de plástico PET y tiene muebles del mismo material. Lo idearon cinco alumnos y su maestra de primaria.

Por: Oso Oseguera

Aula barata, segura y hecha de material plástico. La idea parecía una locura y, de hecho, varias refresqueras en México le dieron la espalda, pero Diana Laura Cavazos no desistió.

Diana Laura es profesora de primaria en Matamoros, Tamaulipas, y junto con cinco de sus alumnos ideó la construcción de una aula que utiliza botellas de plástico y tiene paneles solares para tener energía.

El costo de esta aula fue de 70,000 pesos, es decir, 230,000 menos que una aula convencional de concreto. La idea de este salón de clases provino de Ricardo Cárdenas, de 6 años, un chico inquieto al que Diana Laura pudo encausar para construir su idea.

Los otros participantes fueron Isabela Chapa Castilleja, Roy Martínez, Mariana Meléndez Lara y Ángeles Ali Castillo Flores. Los chicos estuvieron apoyados por el resto de sus compañeros de aula, de padres de familia y maestros de la institución educativa, reportó el portal Somos Tamaulipas.

Y para que no quedara solo en papel, Diana Laura inscribió el proyecto en “Diseña el cambio”, un concurso nacional para que el docente reciba ayuda y cambie a su comunidad. Pero para que eso ocurra, se tienen que involucrar no solo los alumnos, sino también sus padres. Y la maestra logró esa meta.

Para darle forma al proyecto y sustentar su idea, Diana Laura se auxilió del arquitecto Rigoberto Leal Caballero, quien les informó que se requerían 8 mil botellas de dos y tres litros. Así que desde septiembre de 2015 Diana Laura y sus alumnos parecían pepenadores y juntaban todas las botellas que podían.

El aula mide 40 metros cuadrados, está equipada con mobiliario elaborado también con materiales reciclados, destacó Diana Laura.

El proyecto contó con el apoyo de patrocinadores, entre los que se encuentran: Big Cola, Oxxo, Comunicable, así como empresarios de la localidad que donaron material, efectivo y parte de su tiempo para la construcción del salón.

Así que la negativa de dos empresas refresqueras no fue suficiente para detener a este equipo ganador que hoy tiene una propuesta innovadora, segura y más accesible económicamente.

También te puede interesar:

#CadenaDeValor: Marca mexicana apoya a comunidades indígenas y cuida el ambiente

#MexicanoPremiado: José Sarukhán recibe el galardón ambiental más importante que da la ONU




No te lo pierdas