Beto O’Rourke

#Compadre: Beto O’Rourke, el candidato proinmigrante que hace temblar a los republicanos en Texas

La raza en Houston, Dallas, Austin, San Antonio y anexas, ya se hartó de las fregaderas de los republicanos.

Se hace llamar Beto y habla perfectamente español, sin embargo su ascendencia no es hispana, es irlandesa. Aún así, este representante de El Paso, Texas, es una auténtica bocanada de aire fresco para la creciente comunidad latina, cada vez más dispuesta a cambiar de rojo a azul el  color del estado de la estrella solitaria.

Robert Francis O’Rourke, mejor conocido como Beto O’Rourke, es el atrevido congresista demócrata, favorito para pelear por desbancar del Senado al republicano Ted Cruz.

Fuerte opositor a la idea de construir un muro en la frontera, abierto a una reforma migratoria y una solución permanente para los ‘Dreamers’, O’Rourke ha ganado una popularidad inusitada en las últimas semanas, como un síntoma inequívoco de que en Texas el Partido Republicano ya no es invencible.

O’Rourke rompe con varios paradigmas de los políticos actuales. No está aceptando donaciones para su campaña de corporaciones, solo de individuos. Eso le ha bastado para triplicar lo recaudado por Cruz, que favorece los intereses de donadores como la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés).

Con la energía de un hombre de 45 años, el congresista por el Distrito 16 en la Cámara de Representantes del Congreso, ha recorrido gran parte del estado en auto. Condado por condado ha difundido sus propuestas progresistas en un estado históricamente conservador.

Beto es el gran favorito para imponerse en las elecciones primarias del Partido Demócrata este 6 de marzo con un 80 % de las preferencias. De cara a la elección por el senado la situación resulta más compleja y para algunos especialistas es una “misión imposible”.

“La posibilidad de que Beto pueda ganarle a Ted Cruz es la misma que tiene Costa Rica de ganar un mundial de futbol, casi ninguna… Sin un error o revelación controversial sobre el senador Cruz es casi imposible que Beto gane”, dijo Mark Jones, profesor de ciencias políticas de la Universidad Rice en Houston, a Univision.

De acuerdo con politólogos y especialistas, debido a los cambios demográficos, Texas se volvería demócrata hasta el 2024, sin embargo hay algunos antecedentes que podrían adelantar la debacle republicana:

  • En Texas hay cerca de 11 millones de hispanos y un 56 % tiene derecho a votar. Aunque la legislatura estatal ha creado candados para poder discriminar su participación, siguen siendo una fuerza considerable.
  • El actual gobierno encabezado por Greg Abbott, dio un cachetazo a la población latina al aprobar la ley SB4 que creaba un perfil racial y facultaba a las autoridades locales para actuar como agentes de inmigración. Cuando en California en los años 90 sucedió algo similar, la pujante población hispana castigó votando por un gobernador demócrata y la tendencia nunca volvió a cambiar.
  • En diciembre el demócrata Doug Jones venció por menos de 1 punto porcentual a Roy Moore en la lucha por el Senado representando a Alabama, uno de los estados más conservadores de la Unión Americana.

Así que aunque luce improbable el triunfo de Beto, una competencia cerrada sería el primer paso para hacer temblar la sólida maquinaria electoral de los republicanos en Texas, especialmente importante cuando Abbott buscará la elección a finales de año.

ADEMÁS: #NoEsBroma: El infame Joe Arpaio buscará un lugar en el Senado




No te lo pierdas