calexit independencia de california

#ByeUSA: El movimiento para la independencia de California está más vivo que nunca

"Mejor solo que mal acompañado (de Trump)". La independencia de California no es tan fantasiosa como parece.

Las diferencias entre el estado dorado y el gobierno de Donald Trump han llegado a niveles irreconciliables y como en todo matrimonio el divorcio es la solución. Al menos así lo considera el movimiento “Yes California” que busca la independencia de California y ha logrado una importante victoria legal esta semana.

El “CalExit” ha recibido una segunda oportunidad y se muestra más vivo que nunca, luego de que el Departamento de Estado californiano autorizara la recolección de firmas para que un referéndum de secesión pueda ser votado en 2020 y si es positivo, se lleve al cabo el 4 de mayo de 2021.

Los representantes de la iniciativa tienen hasta octubre para recaudar  365,880 firmas. Una vez sometida a votación y en caso de obtener la mayoría, el proyecto lograría eliminar de la Constitución del estado las cláusulas que señalan a California como una “parte inseparable de Estados Unidos” y que la Constitución de los EE. UU. es la “ley suprema”.

El movimiento separatista no es nuevo pero desde el triunfo presidencial de Trump renovó bríos y ya suma 44,000 inscritos.

“Calexit es de izquierda, somos progresistas y es ahí donde no nos gusta Trump”, dijo a CNBC Marcus Ruiz Evans, uno de los líderes del proyecto.

De acuerdo con Evans “Yes California” ha reclutado cuatro veces más miembros desde que el magnate republicano asumió la presidencia y comenzó una acometida contra los inmigrantes que provocó un enfrentamiento directo con el estado y sus autoridades.

El gobierno de Jerry Brown y la Casa Blanca se han enfrentado abiertamente por múltiples políticas nativistas como el muro fronterizo, las regulaciones ambientales, el veto migratorio contra ciudadanos de países musulmanes, DACA y por supuesto el ataque a las ciudades santuario.

“Calexit” tiene un trasfondo político e ideológico, pero también económico, pues siendo el estado más rico del país, aporta más a la federación de lo que recibe en presupuesto.

“Hay algunos ideales republicanos en Calexit como  un grupo que exige no se desperdicie el dinero de nuestros impuestos”, explicó Evans.

Este movimiento secesionista es un mosaico de ideales, algunos muy comprometedores como los de Louis J. Marinelli, uno de los exlíderes que fue descubierto al mudarse a vivir a Rusia y propinó un duro revés a la iniciativa dentro de la opinión pública.

Considerando que en California los latinos son el grupo poblacional más grande llegando al 39 % (según el censo de 2015), y el enfrentamiento de gran parte de la comunidad con Trump, no es ilógico que el movimiento alcance el número suficiente de víctimas para alcanzar el referéndum.

Sigue a Omar Porcayo en Twitter.

ADEMÁS: #Tiemblan: Los republicanos comienzan a pagar sus fechorías antiinmigrantes en Texas




No te lo pierdas