Los atletas regresan a casa, y a sus empleos en el Ejército

#Río2016: Los atletas regresan a casa, y a sus empleos en el Ejército

Tras participar en Río 2016, muchos deportistas regresan a su rutina diaria de trabajo y a sus entrenamientos.

Por: Grethel Delgado

Terminó el gran show deportivo. Y ahora… ¿qué hacen los atletas que nos dieron tantas horas de emoción? Regresar a sus puestos de trabajo.

Eso mismo. La vida de muchos atletas que participaron en las selecciones nacionales para los Juegos Olímpicos, es complicada. Estos deportistas tienen trabajos, y además deben organizar el reducido tiempo que les queda para sus entrenamientos.

De México, hay varios atletas que tienen trabajos en el Ejército. Y en el conteo general de Río 2016, fueron inscritos 145 atletas que trabajan en las fuerzas armadas.

Aunque estamos seguros de que el deporte es su pasión, para todos ellos esa no es su profesión. Seamos justos en este sentido. Y es que al tiempo que entrenan, tienen que ingeniárselas para cumplir con sus jornadas laborales. Esto significa un doble esfuerzo que se suma a los demás inconvenientes monetarios de los atletas.

Y esto no solo ocurre en México. Atletas de otras naciones también tienen un empleo para poder costear sus rutinas de entrenamiento mientras no están compitiendo. Veamos de quiénes se trata.

1. Raheleh Asemani

Raheleh Asemani es una deportista iraní refugiada en Bélgica. Aunque ya tenía su pase para los Juegos, Asemani pudo tener su bandera pocos días antes de que cerraran los registros, y estuvo a punto de participar como parte del Equipo Olímpico de Refugiados. Ella trabaja en Bélgica como cartera.

2. Michelle Carter

United States' Michelle Carter competes in the final of the women's shot put during the athletics competitions of the 2016 Summer Olympics at the Olympic stadium in Rio de Janeiro, Brazil, Friday, Aug. 12, 2016. (AP Photo/Matt Dunham)
Foto: AP

A cualquiera le sorprendería saber en qué trabaja esta atleta cuando no está en competencias. Obtuvo una medalla de oro en lanzamiento de peso, y a su regreso a los Estados Unidos, continuará trabajando como profesional del maquillaje.

3. Maya Dirado

Esta nadadora que representó a Estados Unidos con mucho éxito, es analista de negocios, licenciatura que obtuvo en la Universidad de Stanford. Trabaja en una consultora de California.

4. Gerek Meinhardt

El esgrimista compitió por Estados Unidos y ganó una medalla de bronce. Pero cuando no tiene la espada en la mano, es analista de riesgos en una consultoría. Además, sus estudios fueron productivos, pues se graduó con honores en Administración de Negocios por la Universidad de Notre Dame.

5. Kazuki Yazawa

at the Lee Valley White Water Center ahead of the 2012 Summer Olympics, Sunday, July 29, 2012, in London. (AP Photo/Victor R. Caivano)
Foto: AP

Esta japonés que compitió en canotaje terminó en el puesto número 11 de la semifinal. Su tiempo libre lo dedica al deporte, porque su vocación principal es otra. Está iniciándose como sacerdote budista. Curioso, ¿no?

6. Nathalie Marchino

De origen colombiano, la jugadora de rugby Nathalie Marchino fue a Río de Janeiro como parte de la delegación estadounidense, pero su trabajo es en la compañía Twitter, en California.

7. Mexicanos al grito de guerra

Y por último, estos cuatro mexicanos pertenecen a las Fuerzas Armadas, y aún así ganaron medallas. De este modo los felicitó Vidal Soberón, Secretario de Marina y Alto Mando de la Armada de México.

¿Cuáles son sus puestos de trabajo? La corredora Lupita González es teniente de corbeta. María del Rosario Espinoza, que compitió en taekwondo, es cabo auxiliar en educación física. El clavadista de 24 años Germán Saúl Sánchez, es también cabo de educación física. Y el pentatleta Ismael Marcelo Hernández Uscanga, es cabo de educación física y deportes.

Encima de estas obligaciones, los deportistas obtienen medallas y se ubican en puestos de respeto en las Olimpiadas. Dignos de admiración, ¿no creen?

View this post on Instagram

#EjércitoyFAM

A post shared by Sedena Secretaría (@sedenamx) on




No te lo pierdas