#FernandoManía: Así surgió el amor entre los mexicanos y los Dodgers de Los Ángeles

#FernandoManía: Así surgió el amor entre los mexicanos y los Dodgers de Los Ángeles

Fernando Valenzuela empoderó a la comunidad mexicana cuando más lo necesitaba.

Por: Omar Porcayo

Este jueves por la noche, los Dodgers de Los Ángeles consiguieron su boleto a la Serie Mundial después de 29 años de ausencia. La novena pilotada por Dave Roberts apabulló en la serie de campeonato a los Cachorros de Chicago, para alegría de la comunidad mexicana en California y una gran parte del país.

Y es que la relación de amor entre los mexicanos y el equipo angelino no nació ayer. Por el dugout del Dodger Stadium desfiló una de las figuras más emblemáticas de la pelota mexicana, la que empoderó definitivamente a los beisbolistas de México como figuras de las Grandes Ligas: Fernando Valenzuela.

Fernando Valenzuela revolucionó a la MLB. (Foto: AP)

Y no es que los mexicanos hubieran sido intrascendentes antes. Baldomero “Melo” Almada debutó en 1933 con Boston y abrió el camino a leyendas como Beto Ávila, pero fue Valenzuela el que dio el salto al rango de héroe.

Con 20 años y una zurda privilegiada, el “Toro de Etchohuaquila” maravilló a los analistas más conocedores del deporte estadounidense por excelencia. Mexicano, de piel morena, regordete, no era el arquetipo preconcebido del gran atleta que aparecía en los titulares de los diarios, y sin embargo, en 1981 se desató la “Fernandomanía”.

En ese año, Valenzuela ganó el tercer juego de la Serie Mundial ante los Yankees de Nueva York y tres juegos después se convirtió con el equipo en campeón de la “Gran Carpa”. Era el principio de una prolífica carrera que incluyó un juego sin hit, ni carrera y los premios: Novato del Año (1981), Guante de Oro (1986) y Bate de Plata (1981, 1986, 1989).

Valenzuela se convirtió en el pitcher más popular de 1981. (Foto: AP)

La aportación de Valenzuela fuera del diamante fue aún más importante para los mexicanos, pues se convirtió en un símbolo de la capacidad de una comunidad creciente, pero que se mantenía oculta, casi invisible en un país que se servía de su trabajo, pero que no reconocía su valía.

Tommy Lasorda y Fernando Valenzuela. (Foto: AP)

Ahora los latinos caminan a convertirse en mayoría en California, cada vez más influyentes y destacados, no solo en el béisbol, sino en todos los aspectos de la vida.

En los últimos años, la figura de Adrián “El Titán” González lleva la bandera de México en Grandes Ligas. Este año se convirtió en el primer mexicano en entrar al selecto club de peloteros con 2,000 hits. Por desgracia, una lesión lo marginó de su primera base buena parte de la campaña, el Clásico de Otoño incluido.

En el montículo de los Dodgers el futuro sigue siendo brillante para los mexicanos. Julio Urías es una joya en el pitcheo y luego de su debut a los 18 años, se prepara para heredar las glorias del gran “Toro” Valenzuela.

ADEMÁS:

#Titán: Adrián González dedicó a México la hazaña de conectar 2,000 hits




No te lo pierdas