Hugo Ortega - Chef mexicano

#Fregón: Comenzó lavando platos y ahora es uno de los mejores chefs de Estados Unidos

Gracias a la convicción de este inmigrante, en Houston se puede comer con sabor a México.

Cuando hablamos de la comida mexicana en la Unión Americana es necesario hablar de Hugo Ortega, el cocinero que trajo el sazón de las abuelitas mexicanas a este lado de la frontera.

Ortega es el hijo mayor de una familia de ocho hijos. Nació en la Ciudad de México, pero la mayor parte de su infancia la pasó en Oaxaca, donde se enamoró de la forma en la que su abuelita le preparaba la comida.

Un día, cuando volvía de cuidar a sus chivos en el campo, encontró a su abuela moliendo en el metate los granos de cacao para preparar mole y chocolate, y como si se tratara de una revelación, en ese momento supo que la cocina sería su futuro.

En 1984, como muchos otros mexicanos, se enfrentó a la frontera buscando el sueño americano. Y sin saber inglés, ni tener conocidos del otro lado, llegó a Houston.

Comenzó a trabajar lavando platos en una discoteca y limpiando pisos en unas oficinas para poder subsistir. Hasta que un amigo lo llevó al Backstreet Cafe, y todo cambió. Bueno, todo comenzó a cambiar poco a poco.

En ese café Hugo también empezó lavando platos, pero después su talento le hizo ganar un lugar en la línea de cocina, y gracias a su trabajo duro la dueña le ayudó a inscribirse al programa de Artes Culinarias de Houston Community College.

A partir de entonces su carrera fue en ascenso.

Después de terminar sus estudios, Hugo se convirtió en chef ejecutivo del Backstreet Café —y se casó con la fundadora del local. Ya instalado en esa cocina, fue forjando su propio estilo, mezclando las recetas y la tradición que aprendió en la casa de su abuela con lo que le habían enseñado en la escuela comunitaria.

Finalmente, en el 2002 abrió su propio restaurante, Hugo’s, un sitio en que lleva su toque personal y también el sabor original de México hasta los paladares estadounidenses.

“[Al principio], no nos daban mucha chance… los periodistas decían que era cuestión de tiempo para que Hugo’s acabara vendiendo comida tex-mex… y afortunadamente, ahí seguimos porque nunca claudicamos”, dijo Ortega a Mundo Hispánico.

El sabor tradicional de Ortega conquistó rápidamente a todos, y poco a poco fue creando su propio emporio de restaurantes, abriendo dos franquicias más, Xochi y Caracol.

Ahora su sazón oaxaqueño libre de influencias le hizo ganar el premio Best Chef: Southwest, de la Fundación James Beard, en 2017, después de ser finalista por seis años consecutivos.

Además, en 2001 y 2002 fue nombrado el “Cocinero del Año” en los Premios Culinarios de Houston, y sus restaurantes fueron incluidos en el “Top Table” de Bon Appetit; los Mejores Restaurantes de América de Eater; uno de los Cuatro Principales Restaurantes Latinos de Houston del Forbes Travel Guide; y también en la lista de “¿Qué hace que Houston sea la próxima gran ciudad americana?” de la Smithsonian Magazine.

ADEMÁS:

#HechoEnMéxico: Empezó vendiendo sus huaraches en su pueblo, y ahora se los piden hasta en Europa




No te lo pierdas