José Martín Navarro

#MateMexa: La historia del niño genio al que le negaron la visa para reclamar premio en la NASA

Es ciego y la vida se la ha puesto difícil, pero nada ha logrado vencerlo.

José Martín Navarro es uno de los estudiantes más destacados de México en matemáticas, en 2017 ganó el Premio Estatal de Matemáticas en su natal Jalisco y es una de las cartas fuertes para el  que se realiza en Talent Land, uno de los mayores encuentros a nivel mundial de fomento al talento y la innovación.

“MC Matemático” como prefiere que le llamen, porque además es intérprete de rap, planea estudiar herbolaria y representar a su país en competencias internacionales de matemáticas de alto rendimiento. Este joven de 14 años ha superado los más difíciles obstáculos que le pudo poner la vida, incluido el ser ciego.

De acuerdo con un perfil que publicó El País, en mayo de 2004 el niño fue diagnosticado erróneamente con hidrocefalia. Por negligencia médica le vertieron un líquido en los ojos que le quemó totalmente la retina derecha y con su ojo izquierda solo distingue sombras.

A esa tragedia le siguieron problemas económicos para su familia, pero el espíritu resiliente de este joven lo ha sacado adelante, incluso ha compuesto un rap para cantar su historia.

“Todo comenzó desde mayo de 2004

Un niño que en su vista tuvo fallo

Dos meses acostado en una incubadora

La madre preocupada viviendo una vida dura

Aislada con su hijo, tal vez no duraría

Al no poder respirar, un problema comenzaría

Un oxigeno fuerte, la retina quemaría

Rezando un padre nuestro se encuentra doña Cuquita..”

Después de ganar el Premio Estatal de Matemáticas, la Secretaría de Educación Pública de México le regaló un viaje a Houston, Texas, para conocer la NASA. Su emoción por cumplir uno de sus grandes sueños no pudo ser mayor, pero otro obstáculo se interpuso: la negativa de una visa.

A pesar de que su familia invirtió sus ahorros en el pago de la cuota, las autoridades estadounidenses le negaron el visado en tres ocasiones porque su familia no podía comprobar los ingresos suficientes para regresar a México.

“Nosotros hicimos tres veces la solicitud. Incluso se llevaron cartas del despacho del gobernador. Y bueno, ellos (el consulado) nos dijeron que nosotros como mexicanos no podíamos decidir quién entra y quién sale del suelo estadounidense”, dijo su mamá Cuquita.

El golpe emocional otra vez fue duro para Pepe, pero no pudo socavar su amor por las matemáticas y los números que no puede ver, pero con los que puede trabajar en su mente. Curiosamente los problemas algebraicos no están en sus ambiciones profesionales, sino el estudio de las plantas con fines medicinales, igual que lo hacías sus ancestros.

“En los libros que tenemos, lo que vimos es que los indígenas mexicanos usaban las plantas para curar todo. Cuando la ciencia no existía como ahorita, ellos ya sabían qué hacer”, explicó.

ADEMÁS: #MateMexas: Chavos mexicanos arrasan con las medallas en Olimpiada de Matemáticas




No te lo pierdas