Donald Trump

#MiraQuiénHabla: Trump dice que los inmigrantes son “animales”, pero debería ver esto

En un nuevo arranque de racismo - que ya no sorprende a nadie -, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se refirió a los inmigrantes indocumentados como "animales".

“Estamos expulsando gente del país. No se puede creer lo malas que son estas personas”, dijo el mandatario que se ha negado a condenar los movimientos neonazis en el país.

Estas no son personas, son animales Los estamos sacando de este país a un ritmo nunca antes visto”, agregó el miércoles en una reunión con republicanos de California.

Resulta oportuno hacer un par de precisiones al señor presidente y con el debido al respeto a los animales, le hace falta echarle un ojo a sus seguidores antes de hacer tales comparaciones.

¿Qué tal sus amigos de la Asociación Nacional del Rifle? Ganan millones con su negocio de muerte.

Sus partidarios políticos no “cantan mal las rancheras”. Varios movimientos neonazis en favor a Trump han causado disturbios desde su elección.

¿Y la autora que lo ha apoyado?, pidiendo que disparen a las personas en la frontera:

O la “brillante” analista que siempre lo defiende: “Si tú no quieres que tu familia sea rota, no cruces la frontera ilegalmente”.

Tristemente resulta “habitual” que Trump se refiera con tal falta de respeto a miles de personas que aportan al país millones de dólares a la economía. En el primer minuto del arranque de su campaña presidencial en 2016 se refirió a los mexicanos como “violadores” y “narcotraficantes”, así que esa es la norma en la Casa Blanca estos días.

Aunque la Casa Blanca se encargó de dar contexto a las declaraciones de Trump, asegurando que se refería a los miembros de bandas como la MS-13, el verdadero contexto es que este presidente canceló DACA, considera un héroe a Joe Arpaio, llamó “países de mierda” a Centroamérica y tiene el concepto señalado sobre los mexicanos.

México anunció que presentará una queja en el Departamento de Estado por agresiones “inaceptables” a los inmigrantes.

Ya se ha hablado mucho de la falsedad en la vinculación de los trabajadores indocumentados con los criminales. Un estudio de la Universidad de California constató que el incremento en la población inmigrante no tuvo ningún impacto en los índices de criminalidad, como lo quiere hacer creer Trump.

El instituto Cato demostró objetivamente que los inmigrantes son menos propensos a cometer delitos que los ciudadanos de estados como Texas.

Entonces, será mejor que el presidente deje a los animales en paz y cuide su “granja”.

Sigue leyendo: #Duro: Le llueve sobre mojado al abogado racista que atacó a una mujer por hablar español




No te lo pierdas