Hats displaying support for Republican presidential candidate Donald Trump and his Democratic opponent Hillary Clinton are displayed by a sidewalk vendor, Tuesday, Aug. 16, 2016, in New York. (AP Photo/Mark Lennihan)

#InmigraciónAlDetalle: Las posturas de Trump y Clinton no tienen nada en común

No hay duda, las propuestas sobre la inmigración están en polos opuestos.

Por: Oso Oseguera

La inmigración ha sido un tema muy recurrente en ambas campañas, pero ¿qué tanto difieren? Aquí un resumen:

Ciudadanía

CLINTON:

Promete una legislación sobre inmigración en sus primeros 100 días que incluirá una ruta a la ciudadanía. Su aproximación está en línea con la que se aprobó por demócratas y republicanos en el Senado en 2013, pero fue desechada por el Congreso.

TRUMP:
Ya aclaró que se opone a ofrecer un camino hacia la ciudadanización para los inmigrantes indocumentados que están en Estados Unidos. Tendrán que volver a sus países de origen y solicita un ingreso legal, si es que desean regresar a Estados Unidos. No ha dicho qué les pasará a los que se queden, pero ha mencionado que serán sujetos a la deportación. Trump ha dicho que terminará con la ciudadanía por nacimiento, garantizada para cualquiera que nazca en territorio estadounidense.

Un muro

TRUMP:

El centro del plan de inmigración es un muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos. Ya hay aproximadamente 1,000 kilómetros de muro de acero con 4.5 m de altura que divide muchas áreas urbanas. Trump dice que extenderá esta división para los más de 3,360 km que conforman línea fronteriza y que costará miles de millones de dólares, que pagarán los mexicanos… “aunque aún no lo saben”, dice. Además, añadirá 5,000 agentes patrulleros y expandirá el número de torres y estaciones de policía. Y el muro tendrá sensores por arriba y por abajo… “por aquello de los túneles por donde meten droga”, señala.

CLINTON:

Ella afirma que hay lugares donde una barrera física es apropiada, pero se opone a extender esos muros. Prefiere confiar en tecnología y más agentes fronterizos para mantener la zona segura.

Órdenes ejecutivas de Obama

CLINTON:

Ella está a favor de las acciones que dictó Obama que postergan la repatriación contra millones de niños y sus padres que están de manera indocumentada en EE. UU. Una orden de la Suprema Corte congeló estas acciones, pero Clinton insiste en que serán su prioridad presidencial.

TRUMP:

Dice que inmediatamente terminará con las órdenes ejecutivas de Obama, pues dan amnistía a cinco millones de inmigrantes. De hecho, el plan del presidente protege a cuatro millones de personas que pueden ser deportadas –todas ellas son inmigrantes que vinieron a Estados Unidos como niños o como padres de ciudadanos o residentes legales.

Deportaciones

TRUMP:

Promete crear una fuerza especial para deportar cuya prioridad será remover a los criminales, gente que ha permanecido más tiempo del que la visa le permite y otras amenzas a la seguridad. Las cifras podrían ser de cinco millones de personas. Él ya hizo el compromiso de que retirará por la fuerza a los más de 11 millones de inmigrantes que están de manera indocumentada en el país. Y sin entrar en detalles, dijo que los que no son amenazas tendrían que volver a su país y luego solicitar el estatus legal.

CLINTON:
Ella mantendrá la política establecida por Obama de deportar a criminales violentos y otros que violen la ley en Estados Unidos. Dice que no respaldará las redadas que hace hoy la actual administración, pues generan “miedo innecesario e inestabilidad en las comunidades”. Bajo su plan, la vasta mayoría de gente en EE. UU. que es indocumentada permanecerá y podrá aplicar por una eventual ciudadanía.

Asistencia del Gobierno

CLINTON:

Ella permitiría que todas las personas reciban atención médica federal, a pesar de que ha dicho que los ilegales en el país no califican para dichos subsidios. Su política también permitiría a algunos recabar recursos de Seguridad Social, siempre que cumplan con el requisito de haber estado al menos 10 años en el sistema.

TRUMP:

Negará a los inmigrantes ilegales el acceso a cualquier beneficio del gobierno, incluyendo los intercambios federales de atención médica. Dijo que a esos inmigrantes no se les deben dar cupones de alimentos, pagos de asistencia social o asistencia de vivienda, respaldados por el gobierno. Aquellos que tienen alguno de estos beneficios, dijo, serán prioridad para la deportación.

Ciudades santuario

TRUMP:

Al igual que muchos republicanos, Trump se compromete a acabar con las llamadas ciudades santuario, donde los inmigrantes se ocultan de las autoridades federales. Trump menciona que bloquearía los dólares de los contribuyentes que se destinen a cualquier ciudad que se niegue a cooperar con las autoridades federales de inmigración. Municipios como San Francisco, por ejemplo, han aprobado ordenanzas que impiden a los funcionarios de la ciudad siquiera preguntar sobre el estatus migratorio, mucho menos que sea requerido por la ley o una orden judicial.

CLINTON:

Ella no ha respondido directamente si apoya o no a las ciudades santuario, pero su campaña informó a PBS lo siguiente: “Hillary confía en la policía local para tomar decisiones acertadas acerca de la protección de sus comunidades”. Eso sugiere fuertemente que no interferiría con las ordenanzas locales, como la de San Francisco. Ella ha dicho que estos sistemas permiten a los inmigrantes informar libremente sobre crímenes y se mantienen en contacto con la política local, sin temor a ser deportados. Su campaña señaló, sin embargo, que ella cree que los criminales violentos deben ser deportados y se necesita un sistema para garantizar que eso ocurra.




No te lo pierdas